ENTREVISTA A DIEGO BARRIONUEVO MARÍ: «SOY LECTOR EMPEDERNIDO»

PERFIL DEL SOCIO. Por Pedro A. Campoy.

Diego Barrionuevo Marí es socio del Real Casino de Murcia desde 1984. Ha pasado gran parte de su tiempo entre las salas que alberga la institución, disfrutando con sus amigos y familia.

Nacido en Torrevieja, se bautizó dos veces: la primera en el Registro Civil de su ciudad de nacimiento; la segunda, tras la cuarentena postparto, en la iglesia Arciprestal de Santa María, en Cartagena. Es un lector empedernido y un escritor que, según nos cuenta, se guarda sus obras para la intimidad, sin pretensiones.

¿Qué opina del Real Casino de Murcia?

Es maravilloso, un lugar de encuentro de decenas de generaciones y de promociones intelectuales. Está excelentemente gestionado, casi como una sociedad mercantil. Los empleados realizan su trabajo de forma ejemplar, siempre con gran corrección.

¿Cómo cree que Real Casino ha gestionado la pandemia?

La Junta Directiva, el personal y los Socios se han esmerado con delicadeza y eficacia. Creo que se han tomado las medidas adecuadas y los Socios hemos sabido adaptarnos. El resultado ha sido un éxito satisfactorio.

¿Pasa mucho tiempo dentro de la institución?

Sí, soy socio desde 1984 y no pasaría mi tiempo sin transitar por los salones de mi Real Casino, donde siempre encuentro amigos. Suelo ir para celebrar el cumpleaños de mi esposa Resurrección y cuando tiene lugar algún evento destacado.

¿Qué salón de la entidad es su preferido?

El Salón de Socios es muy agradable. Veo amigos, leemos los periódicos y pasamos momentos entrañables.

Para conocerle un poco más, hábleme de su pasión por la literatura.

Escribo mucho y publico para mi propio placer, pero un placer sin notoriedad. Soy más lector que escritor.

“A los 15 años había leído la práctica totalidad de los fondos de la biblioteca de San Isidoro de Cartagena”

¿Qué libros nos recomendaría?

La obra ‘La máquina de leer los pensamientos’, de André Maurois y ‘Un mundo feliz’, de Aldous Huxley, un libro muy actual en esta época de pandemia.

Asimismo, debido a la historia colonial de nuestro país, también aconsejo leer ‘Ifni, la última aventura colonial española’ del periodista Manuel Chaves Nogales. En el ámbito de la política me gustaría destacar el libro ‘Principios de Teoría Política’, de Luis Sánchez Agesta. Y, por último, ‘Cristina Guzmán, profesora de idiomas’, una novela de Carmen de Icaza de León que contiene una celestial sensibilidad.

Me consta que es un gran lector.

Sí, a los 15 años había leído la práctica totalidad de los fondos de la biblioteca de San Isidoro de Cartagena.

Además, a muchas personas les sorprenderá, pero les cuento un secreto: nunca viajo sin un libro especial.

¿Qué libro?

‘El valor divino de lo humano’, de Jesús Urteaga, siempre que llego a algún hotel lo pongo en la mesilla de noche.

Pedro A. Campoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.