ENTREVISTA A ANTONIO CEREZO: UN VALIENTE EXPERTO EN ECONOMÍA

PERFIL DEL SOCIO. Por Pedro A. Campoy.

Antonio Cerezo es Socio del Real Casino de Murcia desde hace más de cuarenta años. Viene con frecuencia a la entidad y en esta entrevista nos habla de su dilatada trayectoria profesional.

Antonio Cerezo, socio del Real Casino de Murcia.

¿Cómo se adentró en la economía?

Estudié contabilidad superior, análisis de balances, organización de empresas y realicé diversos cursos de administración.

Y siguió formándose.

Pasé por la Escuela Superior de Gestión Empresarial Internacional y cursé Dirección y Financiación de Empresas.

¿Dónde desempeñó su trabajo?

En los bancos Industrial de Cataluña y Banesto, entre otros, y en las empresas del Hispano. He tratado con mucha gente buena y nunca he tenido una trifulca.

¿En qué otros sectores se adentró?

He comercializado con vinos, conservas, construcciones, tejidos, carpintería y un largo etcétera.

He lidiado muchas batallas. Eso me llevó a tener dos infartos, el último fue en el 1991, y fue muy fuerte. Ahora he cambiado mucho. Estoy más tranquilo.

Ha tocado todos los palos.

Tuve la oportunidad de desarrollar mi trabajo en muchas empresas.

¿Alguna experiencia negativa?

He lidiado muchas batallas. Eso me llevó a tener dos infartos, el último fue en el 1991, y fue muy fuerte. Ahora he cambiado mucho. Estoy más tranquilo y disfruto de mi familia, de mi hija economista y de mis otros hijos que se dedican a la Justicia y a la banca. Y también me encanta disfrutar de mis nietos.

Tengo entendido que le gustan los toros.

Sí, pero me caí por la escalera en la plaza de toros y abandoné esa afición.

Y lleva una vida muy ordenada.

Desayuno a las siete, a las cuatro almuerzo, a las seis ceno y a la una, a dormir. Sueño poco y duermo a empujones.

¿Viene con frecuencia al Real Casino?

Sí, vengo a menudo a reuniones con amigos y conocidos, siempre acompañado de Diego Tortosa. También saludo con gran amistad al presidente, Juan Antonio Megías, cuando lo veo. Llevo el Real Casino dentro de mí, vengo dos o tres veces por semana, es mi lugar de desconexión.

Pedro A. Campoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.