De Qart Hadast a Carthago Nova

Huellas de nuestro pasado, por Joaquín Pérez Egea

Teatro Romano de Cartagena.

Hoy contamos con la participación de Elena Ruiz Valderas en Huellas de nuestro pasado, directora del Museo del Teatro Romano de Cartagena, experta en historia y arqueología del periodo romano.

¿Cuáles son los vestigios monumentales más antiguos de Cartagena?

Preservamos la impresionante muralla de sillares de arenisca de la ciudad púnica, que se construyó como defensa y símbolo de prestigio de una urbe concebida por Asdrúbal como capital cartaginesa en Iberia. Tras la conquista por Publio Cornelio Escipión, en 209 a. C., que no supuso una gran destrucción, se reutilizaron las murallas, la mayoría de los edificios y el trazado urbano.

¿Se conservan muestras artísticas de la Roma republicana?

En los siglos II y I a. C., la minería generó riqueza y atrajo a Carthago Nova a un numeroso grupo de comerciantes itálicos. En ese periodo debemos situar las primeras domus con atrio central, construidas con técnicas típicamente romanas y decoradas con motivos muy similares a los de Pompeya. También se construyó un templo de tipo itálico en la cima del Molinete y un santuario a la diosa siria Atargatis.

¿Qué obra destacaría?

La casa romana conservada en la Calle Soledad, de mediados del siglo I a. C., presenta gran riqueza decorativa en los pavimentos con la primera introducción en la Península Ibérica de mármoles en el opus signimum. Esta domus tiene ya una planta compleja, con atrio y peristilo, y quedó amortizada en la construcción del pórtico del teatro

Llega entonces la promoción jurídica de Cartagena como colonia.

Todavía se debate si se produjo con Pompeyo o, posteriormente, con Julio César. Sea como fuere, se construyeron nuevas murallas, se iniciaron las primeras acuñaciones monetales de Carthago Nova, se incrementó la actividad comercial de su puerto y llegaron a la ciudad artesanos y artistas muy cualificados. Son de esta época la casa de la Fortuna y su tramo de calzada y el monumento funerario de Torre Ciega, realizado en opus reticulatum de gran calidad técnica, y único en la Península Ibérica. En su área de influencia debemos destacar los restos procedentes de El Alamillo, en Puerto de Mazarrón y el santuario de la Encarnación, en Caravaca. 

En los siglos II y I a. C., la minería generó riqueza y atrajo a Carthago Nova a un numeroso grupo de comerciantes itálicos.

Llegamos al tiempo de Augusto.

La ciudad se renovó ampliamente en época augustea. En el sector oriental se desarrolló una gran área residencial con domus muy complejas, con atrio y peristilo, decoradas con ricos pavimentos y las paredes con pinturas del cuarto estilo. Pero lo que destaca en esta época es la monumentalización del Foro, corazón de la vida pública, y la construcción del Teatro y, probablemente, del Anfiteatro.

¿Qué destacaría del Teatro Romano?

El impulso de Augusto se refleja en el Teatro, con la dedicación del edificio a sus nietos y virtuales herederos. Conserva uno de los mejores programas de arquitectura oficial de Hispania, con mármol de Carrara, de las canteras del emperador, en capiteles, basas, cornisas y altares con los símbolos de la triada Capitolina. Para Augusto el teatro era un elemento de convivencia y progreso social, un espacio para representaciones y actos cívicos y religiosos y, también, de propaganda política.

¿Y de otros monumentos de la Carthago Nova romana?

Cartagena te permite hacer una inmersión en el mundo antiguo. En el Barrio del Foro puedes adentrarte en el templo de Isis, una joya que refleja la conexión de la ciudad con los cultos orientales, en el Augusteum, donde se rendía culto al emperador, o en la curia, la sede del senado local. Puedes visitar las termas, tan características de la vida romana y acercarte a la vida cotidiana en la Casa de la Fortuna. En marzo vamos a poner en marcha una actividad guiada llamada “Lucrecia Prima”, que dará a conocer la vida de la mujer en Carthago Nova, a través de todos estos escenarios.

Monumento funerario de Tito Didio, Torre Ciega. Cartagena.

¿Qué obras de arte romano deben conocer nuestros lectores en el entorno de Cartagena? 

La villae de Portman es impresionante, sus mosaicos y pinturas se exponen en un pequeño museo en la localidad. El nuevo museo minero de La Unión tiene una zona dedicada a la minería romana y en la región hay magníficas colecciones arqueológicas en los muesos de Jumilla, Yecla, Águilas, Lorca, Cehegín, Caravaca o Murcia. Las villae que se pueden visitar en Mula, Yecla y otros emplazamientos, destacan por tener espacios residenciales decorados con mosaicos, termas privadas e instalaciones productivas como almazaras y bodegas.

¿Qué supuso la entrada del cristianismo? 

La necrópolis de San Antón, en Cartagena, la basílica de Algezares, el Martirium de La Alberca o Begastri, en Cehegín, son testimonio de la rápida penetración del cristianismo en nuestro territorio. En época bizantina, Cartagena estaba bien conectada con el Mediterráneo y sabemos que tuvo como obispo a Liciniano, aunque todavía no hemos encontrado el complejo episcopal.

Sala 2 del Museo Teatro Romano, en primer término, los altares con los símbolos de la Triada Capitolina.

Ha estudiado el papel de la mujer en el mundo romano.

La mujer romana está normalmente encasillada como matrona, limitada a las tareas domésticas y a la educación de los hijos, pero las mujeres de la casa imperial tuvieron más poder del que parece en los asuntos de Estado. En otra escala social, sabemos que hubo mujeres que regentaban tabernas, tintorerías y otros negocios, muchas fueron actrices, sacerdotisas y también saltaron a la arena como gladiadoras.

¿Una reflexión final? 

Tenemos el enorme privilegio de vivir en una tierra muy favorable para el desarrollo de la vida humana, por ello la riqueza arqueológica de la región es impresionante. Además, la situación estratégica de Cartagena y su puerto natural abierto al Mediterráneo permitió el trasiego comercial y cultural, enriqueciendo nuestra Historia.

Elena Ruiz Valderas, directora del Museo del Teatro Romano, es doctora en Historia Antigua y Arqueología, ha sido profesora asociada al área de Arqueología de la Universidad de Murcia, Coordinadora Municipal de Arqueología del Ayuntamiento de Cartagena, directora del Museo Arqueológico Municipal y codirectora de las excavaciones del teatro romano.

Joaquín Pérez Egea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.