Dulce Navidad

LAS RECETAS DE MI ABUELA QUE SOY YO. Por Juanita Banana.

En aquellos años de mi ya lejana infancia, pasados Todos los Santos y el Día de Difuntos -que tenían su propia repostería (huesos de santo, buñuelos de crema, arrope y calabazate y pastel de calabaza)- llegaba el frío y con él los días previos a la Navidad, llenos de preparativos y acopios culinarios, pues de siempre la Navidad ha sido fiesta de buen comer y mejor beber. A finales de noviembre la casa se llenaba con los aromas del anís, del ajonjolí o sésamo y de la canela, semillas y especias que, junto con la miel, la almendra y la manteca, se usaban para elaborar los dulces tradicionales de Navidad.

La elaboración de los dulces navideños convocaba a toda la familia, niños, adultos y ancianos, y mientras unos hacían las masas, otros las moldeaban, y en ese juego repostero los más pequeños tenían una participación siempre golosa y enharinada. El horno iba tragando, una tras otra, las bandejas de tortas de pascua, mantecados, cordiales, roscos de vino, alfajores y polvorones, sin que faltara en todo ese trasiego una copita de anís o de coñac junto al fuego de la chimenea. El turrón, otro de los convidados necesarios a las mesas navideñas, se compraba de encargo en la tienda de ultramarinos, de Jijona o de Alicante, que eran la variedades más usuales hasta que llegaron los de yema, frutas, coco, pistacho y chocolate, y finalmente toda esa amplia gama de pastillas y bombones, plásticamente ensobrados, que han suplantado a los viejos y tradicionales turrones de almendra y miel, el blando y el duro.

Sin embargo, los dulces navideños, hechos básicamente de harina y aceite o manteca, siguen estando presentes en la repostería navideña. Y felizmente en muchas casas se ha retomado la vieja costumbre de elaborarlos en familia.

Hoy les traigo tres recetas muy sencillas de dulces navideños, que pueden hacer en casa y guardar en una caja de hojalata hasta que llegue el momento de degustarlos, como siempre en la mejor compañía, que no es otra que la de los familiares, amigos y allegados. Ese es el mejor dulce que nos trae la Navidad.

MANTECADOS

Mantecados y cordiales.

Ingredientes

  • 400 g de manteca de cerdo
  • 4 yemas de huevo
  • 1 kilo de harina
  • ralladura de limón
  • 300 g de azúcar
  • olivas de cuquillo
  • canela molida

Preparación

  • Trabajamos la manteca hasta el punto de crema.
  • Añadimos las yemas de huevo, el azúcar, 1 cucharadita de canela y la ralladura de un limón mediano, y se mezcla todo hasta que quede unido.
  • A continuación vamos añadiendo la harina tamizada y mezclamos sin que llegue a ligar la masa, esto es que quede un poco quebrada.
  • Extendemos la masa (un dedo de espesor) y cortamos con el cortapastas. La formas más típicas son las estrellas y los corazones..
  • Horneamos durante 15 minutos en el horno precalentado a 180 grados, cuidando que no superen un tono ligeramente doradito.
  • Sacamos del horno y espolvoreamos con azúcar glas mezclada con un poco de canela.

Truco: Dejen enfriar antes de guardarlos en una caja de hojalata

CORDIALES

Ingredientes

  • ½ kilo de almendra molida
  • ½ kilo de almendra picada
  • 500 g de azúcar
  • 6 huevos
  • 260 g de cabello de ángel
  • ralladura de limón
  • canela molida
  • una pizca de sal
  • obleas

Preparación.

  • Batimos los huevos e incorporamos la almendra, el azúcar, la ralladura de un limón mediano y una cucharadita de canela molida, y los mezclamos bien hasta obtener una masa uniforme y melosa.
  • Incorporamos el cabello de ángel y homogeneizamos la masa.
  • Colocamos las obleas en la bandeja del horno y colocamos encima bolitas de masa del tamaño de bolas de golf o de pelotas de ping-pong, procurando que queden algo separadas para evitar que se peguen.
  • Horneamos durante 15 minutos en el horno precalentado a 180 grados hasta que estén ligeramente dorados.
  • Espolvorear con azúcar glas y dejar enfriar.

Truco: Es conveniente usar mitad de almendra molida, que liga mejor la masa, y mitad de almendra picada, que nos ofrece luego esa deliciosa textura crujiente de la almendra tostada. Hay quien no mezcla el cabello de ángel con la masa sino que hace un hueco en las bolitas e introduce en él una cucharadita de cabello de ángel. A mí me gusta más mezclado en la masa.

Aunque es una incorporación reciente a la repostería tradicional de  Navidad las bolitas de coco se han hecho un hueco en la mesa, no solo por su delicioso sabor, sino por la facilidad de su preparación.

BOLITAS DE COCO

Ingredientes

  • 250 g de coco rallado
  • 3 huevos
  • 250 g de azúcar
  • Ralladura de limón

Preparación.

  • Mezclamos el coco y el azúcar en un bol e incorporamos los tres huevos y la ralladura de medio limón.
  • Dejamos reposar 2 horas en el frigorífico para que el coco se hidrate.
  • Colocamos en una bandeja de horno bolitas de masa del tamaño de una bola de golf y horneamos durante 15 minutos con el horno precalentado a 180 grados.
  • Dejar enfriar antes de guardar o consumir.

Truco: Una vez enfriadas pueden bañarlas, totalmente o solo en mitades, en chocolate de cobertura, previamente licuado en el microondas (2 ó 3 minutos).

Juanita Banana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.