200 años de la sublime Novena sinfonía

Salud en el Antropoceno, por María Trinidad Herrero

En 1817, la novena sinfonía, en re menor, op. 125, denominada Coral, se la encargó a Ludwig van Beethoven la Sociedad Filarmónica de Londres. Y, el 7 de mayo de 2024, se conmemora el segundo centenario de su estreno en el Kärntnertortheater de Viena, tres años antes del fallecimiento del compositor. Ese día, Beethoven, completamente sordo, no pudo percatarse de que al finalizar la interpretación el público le ovacionaba con fervor. Fue la contralto, Caroline Unger, quien le previno para que saludara.

La novena sinfonía constituye una de las más grandes obras de la música clásica, no solo por su técnica innovadora, sino también por el mensaje filosófico de libertad y de fraternidad universal que el gran maestro de Bonn supo impregnar en la partitura, en las transiciones y en sus argumentos. Beethoven glosó musicalmente esas ideas, también en el cuarto movimiento, adaptando la Oda a la Alegría de Friedrich Schiller (1759-1805), que el joven Ludwig había leído cuando tenía 23 años y cuyo mensaje había quedado grabado a fuego en sus circuitos mnésicos. Pero, más allá de música y misivas, esta sublime sinfonía significa un ejemplo de superación personal ya que, a sus 54 años, sufriendo una total e incapacitante sordera, fue capaz de componer una de las melodías más aplaudidas de la música universal. Beethoven lo consiguió a pesar de que, recientemente, se ha demostrado que la concepción del ritmo que le otorgaba su código genético era “del montón”. Sin embargo, la pasión que sentía por la música, apoyada por el estudio continuado, el entrenamiento diario y su afán de superación, demuestra que la genética puede ser vencida por la biología y que, cuando existe voluntad y perseverancia, las limitaciones innatas se pueden sobrepasar.

La novena sinfonía constituye una de las más grandes obras de la música clásica.

Beethoven, dotado de gran imaginación, trasgredía las normas ofreciendo un original espectáculo lleno de expresividad. Por primera vez en una sinfonía incluyó solistas vocales y coro; y añadiendo el cuarto movimiento, sin perder coherencia musical, duplicó la duración de la obra desde los establecidos 30 minutos a más del doble. Esta particularidad, más de 150 años después, determinó la duración de los discos compactos (CD’s) ya que los directivos de Sony y de Phillips decidieron que las características técnicas de los CD‘s deberían reproducir, sin interrupciones, los setenta y cuatro minutos y treinta tres segundos de la sinigual novena sinfonía de Beethoven.

Aunque, ahora y siempre, muchos creemos y sentimos que su música emociona, Beethoven insistía en que su inspiración y creación provenía del universo y que la música no persigue emocionar, sino “mover el espíritu” porque, al ser singularmente moral, debe llegar a la bondad y a la verdad. Por ello, reprendía a su amigo Goethe y reprochaba su sensiblería cuando éste le confesaba que se turbaba al escuchar sus acordes bellamente concatenados y, sin poder reprimirlo, tragaba lágrimas.

Por primera vez en una sinfonía incluyó solistas vocales y coro.

La Oda a la Alegría, que ha sido utilizada políticamente en bandos de ideas contrapuestas, se popularizó a partir de 1972, cuando Herbert von Karajan recibió el mandato del Consejo de Europa para convertirla en el Himno de Europa, adoptado oficialmente en 1985. Como canto de igualdad y fraternidad celebra los valores de raíces europeas, omnipresentes en la Biblia, en la filosofía griega y transmitidos por el imperio romano, perpetuando que la unión de intereses conduce al fin común. El Beethoven humanista entendía como iguales a todos los seres humanos. Su concepto de fraternidad reverbera la amistad y el afecto entre hermanos, es decir, entre quienes se tratan como iguales. 

La sublime novena sinfonía transmite su mensaje con un lenguaje universal repleto de fuerza, energía positiva y alegría y, no en vano, en 2001, fue la primera partitura registrada en la Memoria del Mundo de la UNESCO.

María Trinidad Herrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.