LOS OTROS ARQUITECTOS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL REAL CASINO: JUSTO MILLÁN ESPINOSA

ARS CASINO. Por Loreto López

Actual Sala de Billar del RCM.

Entre los años 1852 y 1879 la sociedad Casino de Murcia había ido adquiriendo varias viviendas entre la antigua calle de Lucas, hoy de Pedro Cerdán, hasta el límite del pequeño callejón del Taller y la calle del Buen Aire, hoy Montijo. Es la época en la que los dos primeros arquitectos que trabajan para la entidad, Francisco Bolarín y José Ramón Berenguer, son los encargados de dar algo de forma o al menos adecentar este conglomerado de edificaciones anteriores.

En 1882 aparece por primera vez el nombre del arquitecto Justo Millán en los libros de cuentas del Casino; y no como encargado de obras de conservación, como habían sido los dos arquitectos anteriores, ya que en el apunte se especifica el abono de 2.400 reales, lo que no es poco para la fecha. Por los planos y proyecto, sin duda es el inicio del intento de dar una unidad al conjunto. 

Justo Millán Espinosa (Hellín, 29 de mayo de 1843 – 4 de junio de 1928) se había formado en la Escuela de Arquitectura de Madrid y su estilo es representativo del eclecticismo, entonces de moda. Tras terminar sus estudios en Madrid es nombrado arquitecto municipal de su Hellín natal y más tarde arquitecto provincial. Llegó a ser nombrado miembro de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando, desarrollando su labor en las provincias de Albacete y Murcia, cuya diputación lo elige como arquitecto en 1891, y de la Diócesis de Cartagena desde 1887 hasta casi el final de la primera década del siglo XX.

Se había formado en la Escuela de Arquitectura de Madrid y su estilo es representativo del eclecticismo, entonces de moda

Entre sus obras más destacables encontramos la Diputación Provincial de Albacete; el pórtico de acceso, reforma y ampliación y edificación de la torre-campanario del Santuario de Ntra. Sra. del Rosario y el Hospital-Asilo de la Caridad en el Rabal, en Hellín; las cúpulas de las iglesias de la Caridad y de Santo Domingo, así como el Teatro Principal en Cartagena; en Jumilla, el Teatro Vico, la parroquia del Niño Jesús y el Teatro Concha Segura de Yecla; la iglesia del Rosario de La Unión; la iglesia parroquial de Villanueva del Segura y las plazas de toros de Cieza, de Abarán, y una desmontable para la Exposición Universal de París de 1889.

En la ciudad de Murcia podemos ver la reforma y fachada del Teatro Romea (1879), la fachada y finalización de las obras de la iglesia de San Bartolomé (1883) o la Plaza de Toros (1887).

Se sabe de su actuación en el Casino de Murcia en dos etapas: la primera entre 1882 y 1884, sustituyéndole por cinco años Marín Baldo, para retomar las obras en 1890 hasta aproximadamente 1894; esta vez ya en colaboración con el joven arquitecto Pedro Cerdán.

Imágenes del Patio Azul donde se reconoce el estilo del arquitecto.

Pero, ¿qué queda de su paso por este magnífico edificio? Sin que tengamos documentación suficiente que lo ratifique y teniendo en cuenta que poco más tarde la actuación de Pedro Cerdán es integral, existe una evidencia clara: el sello del autor, su estilo inconfundible en el que hace un rendido homenaje al arte románico; y eso lo podemos apreciar en el Salón de Billar y en al menos dos de las fachadas que dan hacia el Patio Azul.

Millán, como buen arquitecto dentro de la corriente historicista ecléctica, es conocedor del medievalismo del francés Viollet-le-Duc y de algún modo seguidor de él. La monumentalidad de los espacios en las fachadas, modulados con simetrías de vanos –generalmente en arcos de medio punto–, y esa decoración tan singular, remarcando aleros y vanos con composiciones mixtilíneas en placas de relieve de aire románico, con el uso de impostas o hileras en voladizo, las almenillas y puntas de diamante, creo que no dejan lugar a dudas sobre la autoría de estos espacios.

Justo Millán, otro gran nombre a añadir en este espectacular edificio.

Loreto López. Historiadora y restauradora.
Un comentario en «LOS OTROS ARQUITECTOS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL REAL CASINO: JUSTO MILLÁN ESPINOSA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.