D. Diego Saavedra y Fajardo

Murcianos Ilustres, por Leandro Madrid S.

Los restos de Saavedra Fajardo en la capilla del Beato Hibernón, La Verdad

El próximo 6 de mayo se cumplirán 440 años del nacimiento en Algezares de Diego de Saavedra y Fajardo, hijo de D. Pedro de Saavedra y de Dña. Fabiana Fajardo, emparentada con los marqueses de Vélez. Fue bautizado en la parroquia de Nuestra Señora de Loreto en su localidad natal. Reinaba en España Felipe II y ese mismo año se dio por finalizado el Real Monasterio de San Lorenzo el Escorial.

Estudió Derecho y cánones en la Universidad de Salamanca desde 1600 y se le concedió el hábito de la Orden de Santiago. En 1610 marchó a Roma como secretario del cardenal Gaspar de Borja, embajador de España ante la Santa Sede. Después pasó a Nápoles y Sicilia donde desempeñó el cargo de encargado de negocios y secretario de Estado. 

Retrato de Diego Saavedra por Fernando Selma, 1791.

Fue nombrado canónigo de Santiago de Compostela, aunque nunca asistió a las sesiones. También estuvo presente en los cónclaves que eligieron papas a Gregorio XV (1621) y a Urbano VIII (1623), el famoso papa Barberini. 

Durante 35 años desempeñó puestos diplomáticos, pues contaba con la confianza del rey Felipe IV. En 1631 fue embajador en Roma y en 1636 acudió a la Dieta de Ratisbona como representante de España para el nombramiento del nuevo emperador. Fue elegido Fernando III de Austria. 

En Francia gobierna el Cardenal Richelieu, con el rey Luis XIII, que declaran la guerra a España. El ejército francés derrota al español. Se firman tratados con Saavedra Fajardo como ministro plenipotenciario. En el congreso de la paz de Westfalia participó en las sesiones donde se firmó la independencia de Países Bajos. Encontrándose muy enfermo, regresó a Madrid, después del tratado de Munster. Se retiró al convento de Agustinos, situado donde hoy está la Biblioteca Nacional. 

Retrato de Diego Saavedra Fajardo generado con IA por Juan Cánovas, 2024.

Falleció el 24 de agosto de 1648, con 64 años, cuando ocupaba el puesto de consejero de Indias. Fue enterrado en el convento de los Agustinos. Cuando la desamortización, sus restos fueron trasladados a la Catedral de San Isidro. En 1884 fueron traídos a la Catedral de la Diócesis, en Murcia, y depositados en la capilla del Beato Hibernón. En el año 1956 se colocó en Algezares un busto de D. Diego, obra del escultor Campillo, donde cada 6 de mayo se le hace una ofrenda floral.

Con el seudónimo de Claudio Antonio de Cabrera fue autor de la obra La república libertaria, que se editó en Madrid, póstuma, con el título de Juizio de Artes y Sciencias, en 1655. Fue un gran pensador político. Su obra principal es Idea de un príncipe político cristiano representado en cien empresas

También escribió como historiador, siendo su principal obra Corona gótica, castellana y austriaca, escrita con criterio moralizante y político. Escribió Locura de Europa reflejando los problemas de la Guerra de los 30 años y cómo conseguir la paz. Política y razón de estado del Rey Católico D. Fernando propone al monarca como modelo de político sagaz y astuto.

Tiene un estilo barroco con sentencias eruditas y moralizantes. En algunos escritos habla de científicos como Galeno o Vesalio y de juristas y artistas. También ha escrito citas, pensamientos y poesías. Un murciano universal.

Leandro Madrid S. Ldo. en Historia del Arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.