UN MUSEO CON ALMA MURCIANA

María Teresa Marín, directora del Museo Salzillo de Murcia, ofreció una conferencia enmarcada en el programa ‘Lunes de Museo en el Real Casino’ en la que habló del templo que guarda los pasos del maestro murciano

Por Elena García Pérez.

“El Museo Salzillo es uno de los más antiguos de la Región. El maestro barroco fue querido en vida, sus contemporáneos le llamaban ‘aclamado escultor de España’, y su legado continúa muy presente en la actualidad”, afirmó María Teresa Marín, directora del centro que ofreció un conferencia en el Real Casino dentro del programa ‘Lunes de Museo en el Real Casino’, que coordina Ángel Luis Riquelme, miembro de la Junta Directiva.

El Museo está constituido por tres pilares: el conjunto de Pasos que creó para la Cofradía de Nuestro Padre Jesús, que es la parte más importante y de mayor valor; El Belén de Salzillo, que fue completado por su discípulo Roque López; y los bocetos, una colección única, pues no hay testimonio igual de un escultor barroco en nuestro país, según afirmó la directora.

Marín habló del origen y los avatares que ha vivido el Museo a lo largo de su historia. Mucho antes de que se abriera un centro dedicado a Salzillo, las obras del maestro se guardaban en la Iglesia de Jesús. “En el libro de visitas de la Cofradía se hallaron numerosos comentarios de personalidades de la época como Canalejas, Pérez Galdós, Mariano Benlliure o Emilia Pardo Bazán que recogían el clamor popular para que se creara un museo que diera a conocer los tesoros que escondía la ermita”.

Varios fueron los intentos fallidos, desde el inicio del siglo XIX, para crear este centro. En 1941, por fin, gracias a un decreto ministerial, se fundó oficialmente el Museo Salzillo. “Fue necesario el apoyo del ministro de Educación, Ibáñez Martín, de Juan de la Cierva desde el Ministerio y Emilio Díez de Revenga, en su condición de presidente de la Cofradía de Jesús”, reveló Marín.

La apertura al público no se produjo hasta 1959, con el historiador Juan Torres Fontes al frente de la institución. En la década de los 70 se amplía y se trae la Portada del Palacio Riquelme que se encontraba en la calle Jabonerías.

En la actualidad el Museo es un referente regional, nacional e internacional de escultura barroca. La exposición permanente es su mayor valor y razón de ser. Sin embargo, el museo es un espacio vivo, donde se celebran multitud de conferencias, seminarios, conciertos y exposiciones temporales, una biblioteca con 1300 volúmenes, y actividades de formación.

“Recibimos unos 60000 visitantes al año, y las exposiciones permanentes tienen una media de 10000 visitas”, afirmó la directora. No obstante, se lamentó de la falta de recursos que sufre el museo desde el comienzo de la crisis. “Hacemos mucho con lo que tenemos, pero se podría hacer mucho más”, aseguró.

Para recordar a los asistentes la grandeza del museo y la importancia de conservarlo leyó una frase que publicó Martínez Tornel a principios del siglo XX: “Las dos cosas que hay que defender en Murcia son: la Catedral y su hermosa torre, y la ermita de Jesús con las esculturas de Salzillo. Defendedlas con tesón, porque el día que falten esas dos joyas en Murcia, ésta será campo de soledad y mustio collado”.

Dirección
Plaza de San Agustín, 3 Murcia (entrada por Doctor Quesada)
Horario
De lunes a sábado de 10 a 17 horas y domingos y festivos de 11 a 14 horas.
Teléfono
968291893
Página web
www.museosalzillo.es

 


@elenamagdalenas

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *