UN MERECIDO HOMENAJE

NUESTRO REAL MURCIA. Por Damián Mora.
Hacia finales de los años 50 del pasado siglo nuestro Real Murcia no conseguía sacar los pies del plato, ni en el apartado económico ni, por ende, en el deportivo, que como es sabido van íntimamente ligados en el fútbol en la mayoría de las veces.

Se hace cargo del Club al inicio de la nueva década de los sesenta el que había sido alcalde de la ciudad unos años antes, Ángel Fernández Picón, hombre afecto al régimen en la vertiente política, que intenta, con la formación de una junta directiva heterogénea y plagada de empresarios y profesionales liberales –abogados, médicos, etc.- aunar esfuerzos para conseguir, a medio plazo, formar un equipo con garantías de ascenso a Primera División y, de ser posible, consolidarnos por algunas temporadas en dicha categoría.

El homenajeado Lax con su hijo. A su derecha los jugadores del Real Murcia Lalo y Juan Antonio y a su izquierda el francés Lucien Muller, capitán del Stade de Reims. De negro el trio arbitral.

El deseado ascenso se produjo en la temporada 1962-63 y entre los jugadores que contribuyeron al mimo, que se mantenía de la anterior directiva presidida por Andrés Pintado, estaba Luís Lax Lavilla, futbolísticamente conocido como Lax, media punta oscense de Tamarite de Litera, población de no más de cuatro mil habitantes que arribó al Real Murcia procedente del R.C.D Español de Barcelona y que había jugado en Primera División con el equipo periquito.

Fue Lax un jugador de los que se denominaban de club, es decir, leal y comprometido con la entidad a la que pertenecía. Artífice del ascenso de nuestro Real Murcia a Primera División en aquel partido histórico jugado en La Condomina en abril de 1963 contra el Levante C.F. de Valencia, e incluso marcó el gol que supuso el ascenso directo del equipo.

Era característica de su juego la de una labor sorda, oscura pero eficaz e imprescindible en un equipo de fútbol. Lo dio todo por el club en los diez años que estuvo vinculado al mismo, sufrió los vaivenes de los descensos a 2ª División y las alegrías de los ascensos a la División de honor.

Como consecuencia de todo ello y en reconocimiento a su trayectoria, nuestro club, que no era muy dado a estas conmemoraciones le rindió un merecido y emotivo homenaje en La Condomina en una tarde muy fría de primero de enero de 1969 organizando un partido que enfrentó a nuestro Real Murcia contra el equipo francés del Stade de Reims, equipo de la Primera División francesa de reconocido prestigio y que reunía aún a sus figuras, ya un poco veteranas, de Lucien Muller y Raimond Kopa, exjugadores del Real Madrid de la época dorada del club blanco de D´Stéfano y sus cinco Copas de Europa consecutivas.

El aragonés Lax, que al tiempo de ese merecidísimo homenaje continuaba jugado en las filas del equipo filial grana, Imperial C.F., deja el fútbol a la siguiente temporada y se integra en la empresa familiar de transportes por carretera que operaba en su localidad natal.

Tal era el cariño que sentía por nuestra tierra que, ya jubilado, compró una casa en la puntica, Lo Pagán, donde pasa, junto a su esposa, más de la mitad del año en la misma disfrutando de las bondades del clima de la zona y del paraje natural de San Pedro del Pinatar.


Damián Mora.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *