SANTOMERA NOS ARREBATÓ LA FIESTA

NUESTRO REAL MURCIA. Por Damián Mora.
La temporada 1985-86 fue pródiga en acontecimientos para nuestro país y también para nuestra Región. Con el inicio del 86 España se consolida formalmente y a todos los efectos como país comunitario, entrando oficialmente en vigor el Tratado de Adhesión de la CEE y comienza un ambicioso programa de modernización general, especialmente en infraestructuras.

Por lo que se refiere a nuestra Región y en lo futbolístico en particular para nuestro Real Murcia, estaba realizando en Segunda División una campaña de mucho mérito, al punto de que el equipo figuraba en primera posición a falta de muy pocas jornadas para su conclusión.

Quieren los caprichos del calendario que el 20 de abril el equipo pimentonero rinda visita a Altabix para enfrentare al Elche C.F. El equipo alicantino no se juega nada, más allá de la honrilla profesional, por lo que su afición se mantiene en un plano de indiferencia, mientras que a nuestro Real Murcia con un empate le es suficiente para conseguir el ascenso a la Primera División.

Los casi cinco mil murcianos que allí nos desplazamos nos dejamos sentir, generosamente. Era el Real Murcia de los Guina, Vidaña, Manolo, Figueroa, Núñez, etc.

Como quiera que el empate es suficiente se plantea un partido para ese resultado. Ni el Elche C.F. tiene interés en llevar la iniciativa ni el Real Murcia tiene por qué arriesgar. Por consiguiente, al final de los noventa minutos el empate a cero que campea en el marcador otorga a nuestro equipo el noveno ascenso a la división de los mejores, a falta de cuatro jornadas para la finalización del torneo.

Con el pitido final del árbitro se suceden en el propio terreno de juego las primeras muestras de júbilo por tan deseado ascenso que continuaron posteriormente en los vestuarios.


 AL FINAL DE LOS NOVENTA MINUTOS EL EMPATE A CERO OTORGA A NUESTRO EQUIPO EL NOVENO ASCENSO A LA DIVISIÓN DE LOS MEJORES


El viaje de vuelta tiene unas connotaciones especiales cuando el autocar del equipo arriba a Santomera (localidad natal del entrenador de nuestro Real Murcia que ha dirigido al equipo al ascenso de categoría, Vicente Carlos Campillo). Sus paisanos bloquearon la carretera nacional al paso por la ciudad (aún no estaba operativa la autovía de Alicante) y obligaron a detener la caravana y hacer bajar a los jugadores, técnicos y directivos para realizar el primer ofrecimiento del ascenso, el cual se realizó en la Iglesia a la patrona de la localidad, la Virgen del Rosario.

Tanto se alargó el recibimiento en Santomera que cuando, de madrugada, la expedición llega a la ciudad se tuvieron que suspender los actos preparados en la Rotonda.

A lo largo de la semana se sucedieron los recibimientos institucionales, en la Glorieta esperaba el alcalde de la ciudad, José Bódalo, y en el Palacio de San Esteban, el presidente de la Comunidad, Carlos Collado.

Pero el colofón de celebraciones se produciría al domingo siguiente en La Condomina, con toda la afición, en el partido oficial que enfrentaría al equipo contra, otra vez caprichos del calendario ¡el Cartagena F.C.! Así, el 27 de abril, el equipo pimentonero rubricó, con una victoria por 3 goles a 1, y cerró el círculo de acontecimientos por el tan deseado ascenso.

La siguiente temporada (1986-87), con una política de fichajes muy bien diseñada por Fernando Sánchez Sabater y la contratación de jugadores de la talla del guardameta Amador, Tendillo, Tente Sánchez, que procedía del Barcelona, Carlos, del At. Madrid, Parra, etc., se consigue una de las mejores clasificaciones del equipo en Primera División (acabó en el 11º puesto), manteniéndose en la categoría y afrontando una tercera temporada consecutiva en la división de los mejores.

La afición ya soñaba con un equipo que echara raíces en la Primera División, pero este meditado ejercicio sobre el gran poder de la imaginación para ensanchar la mirada se ejecuta con una concisión que nos recuerda que el grafito del lápiz, con la precisión adecuada, se convierte en diamante. No fue el caso.


Damián Mora.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *