EL SALTO DEL USERO, BULLAS

ETIMOLOGÍAS REGIONALES. Por Santiago Delgado.

Al sur de Bullas, hay un solar que sirve de aparcamiento para los que van al Salto del Usero y no viven por allí. Los visitantes debemos dejar el coche, y bajar andando hasta el bello paraje hídrico. Pero el tal bello paraje hídrico no es, en pureza etimológica, el Salto del Usero. Salto significa, desde que los castellanos aparecieron por estas tierras hace tres cuartos de milenio, brinco, vuelo corto de humano, y bajo. Pero, los que dieron nombre al enclave no querían significar eso. Salto, en el antiguo latín de los romanos que vinieron con Escipión, significa sendero, camino estrecho. Y Usero, en prerromano, ibero o celta, significa riachuelo situado al fondo de un barranco. Hay useros por esas Españas celtibéricas del norte y medio norte. De manera que Salto del Usero es, en realidad: Camino del riachuelo. Salto no hacía referencia, en aquellos orígenes del primitivo latín republicano que nos llegó con la conquista de Cartagena, a brinco, ya digo. Ni siquiera a brinco de agua. Era camino. Y el camino al que se referían era el que iba al usero; o sea, al río.


Salto, en el antiguo latín de los romanos que vinieron con Escipión, significa sendero, camino estrecho


Le ponen nombre los de Bullas de hace más de dos mil años. Y como el río, chico y breve, ya tiene nombre, por ahora común, “usero”. Pues eso, al camino hecho por la costumbre de los pasos, le llaman por su nombre común de entonces: salto. En principio, y hasta la llegada de los musulmanes –acaso sirios o yemeníes–, los hispanorromanos y visigodos le siguen llamando Salto del Usero. Sin pensar ya que significa camino que lleva al río pequeño. Es de suponer que los nativos de origen autóctono le pasan el locativo a su descendencia, ya musulmana. Y estos lo conservan. Aunque ya han perdido conciencia de su significado original.

Pero llegan los castellanos, que ya han dado a salto el significado de brinco. Y todos piensan que el salto es el de las cascadillas del bello paraje hídrico, que dijimos. Lo mismo hacen con el Salto de la Novia, en el Segura, allá por Blanca y Ojós. Ídem toledanos con el Salto del Caballo. Los castellanos, con su manía de asimilar salto y brinco, inventan el salto estratosférico de los amantes cristianos desde el peñón al río, perseguidos por el malvado rey moro. Pero no hay salto: hay camino junto al río, que los romanos abren para que puedan pasar carros, y no solo bestias de carga y sus acemileros.

Así que, en origen: Camino del Riachuelo. En la posteridad que hoy somos: saltos de agua del río, en el lugar llamado, extrañamente, Usero. La etimología de las cosas no coincide con su posverdad.


Santiago Delgado.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
One Comment
  1. Muy interesante su explicación a la cual llegué intrigada por el origen de mi apellido: Usero. Yo creía que mi apellido provenía de Soria, del río Ucero; pero que había cambiado debido a los emigrados a América, ya que por acá la C se pronuncia como S. Yo soy de Puerto Rico pero me consta que mis antepasados por línea paterna eran emigrantes que habían llegado de la Península a Cuba y posteriormente a Puerto Rico. El nombre de este riachuelo Usero acaso proviene del río Ucero? O son dos apellidos distintos?
    Un saludo cordial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *