REPRESENTACIONES MÍTICAS EN EL PEDESTAL DEL PATIO POMPEYANO (II)

MITOLOGÍAS. Por Carmen Guzmán Arias y Miguel E. Pérez Molina.
Las cuatro escenas, explicadas a continuación, situadas en el pedestal que sostiene la Venus de José Planes completan las comentadas en el número 50 de RCMAGAZINE (marzo-abril 2020).

ZEUS Y LEDA (+W12 y S12)
A partir de Eurípides, se transmite que Zeus había dejado embarazada a Leda, hija de Testio, rey de Etolia, adoptando la forma de cisne, generando uno o dos huevos y resultando de la unión Helena y Pólux (mientras que Clitemnestra y Cástor serían hijos de Tindáreo). La hermosa mujer será, precisamente, la causante del más famoso episodio guerrero en la Antigüedad: la guerra de Troya. Hay innumerables representaciones de esta mítica unión: B. Peruzzi (1481-1536, pintura en el techo de la villa Farnesina), Tintoretto, Rubens, S. Dalí (Leda atómica, 1949). En esta ocasión, el artista nos presenta, en primer plano, a Leda desnuda de espaldas y con las enormes alas del cisne-Zeus recubriéndola.


POLIFEMO ARROJANDO LA ROCA (+ los cuatro lados W1- E1; N11-S11):
Cíclope hijo de Posidón y de la ninfa Toosa, emborrachado y cegado por Odiseo/Ulises, sufría mal de amor por la nereida Galatea, aunque ella estaba enamorada de Acis. Polifemo celoso le aplastó con una peña, pero Galatea solicita la vuelta a la vida a su amado: su sangre fue transformada en una fuente que brota debajo de la roca; el propio Acis acabó siendo un dios fluvial. Las cuitas del triángulo amoroso han sido transmitidas por el poeta latino Ovidio (Metamorfosis 13,750 ss). El arte, la literatura y la ópera se centraron casi exclusivamente en este episodio: Polifemo y Galatea de A. Carracci; Polifemo lanza una peña a Acis de S. Badalocchio; Paisaje con Polifemo de N. Poussin; varios cuadros titulados Triunfo de Galatea y Acis y Galatea (C. Harrauer y H. Hunger: 697-700). Esta escena es la más representada (cinco veces) en este patio pompeyano.


ÁRTEMIS/ DIANA (+W4 y E4)
La escena presenta a una mujer desnuda en un locus amoenus con sus pies sumergidos en el agua; una ninfa o la propia diosa Diana que castiga a quienes la ven desnuda, como hizo con Acteón, al que transformó en jabalí y fue muerto por sus propios perros; así, aparece una figura humana observándola en el mismo relieve de los frisos oeste y norte. La diosa exigía castidad a sus compañeras por lo que también castigó a la ninfa Calisto al constatar su embarazo (la escena del cortejo de Ártemis/ Diana puede verse en las ‘peceras’ del edificio y en RCMagazine 49: 36-37); la transformó en osa pero Zeus/Júpiter artífice, mediante engaño, del embarazo la catasterizó en la Osa Mayor.


HERACLES/ HÉRCULES Y EL LEÓN DE NEMEA (+ W6 y E6)
El primer trabajo encargado por Euristeo a Hércules fue acabar con un león, descendiente de Tifón y Equidna, que asolaba los campos y poseía una piel que lo hacía invulnerable. Las flechas no le herían y Hércules con la maza lo empuja a su cueva y allí lo estrangula. Lo despelleja con sus propias garras y desde entonces utiliza su cabeza como casco y la piel como vestimenta. Euristeo, temeroso ante la fuerza del héroe, le comunicará los demás trabajos a través de un heraldo. Hay muchísimas representaciones de este episodio desde las metopas del tesoro de los atenienses en Delfos (500 a.C), las del templo de Zeus en Olimpia y, en el propio Real Casino, en el Salón de Armas, ha sido recuperada, tras la rehabilitación de 2006- 2009, la imagen de Hércules y el león rampante decorando la cenefa superior.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *