MÚNICH, LA CIUDAD DE LOS MUSEOS, EL FÚTBOL Y LA CERVEZA

Centro de Múnich.

VIAJES. Por Eliseo Gómez Bleda.
En estos tiempos de pandemia, cuando no podemos viajar y casi tampoco tomarnos una buena cerveza en un bar, es cuando más echo de menos la visita que hice a esta ciudad alemana llena de contrastes.

Múnich en alemán antiguo significa “en la ciudad de los monjes”. Es una gran ciudad, la tercera en número de habitantes de Alemania, con muy alto poder adquisitivo y que en el año 2019 fue considerada la primera en calidad de vida de Alemania y la tercera del mundo.

Quiero hacer con vosotros una pequeña ruta que sirva para descubrir sus tesoros a los que no la conozcan, y para recordarlos a los que ya la hemos visitado.

Baviera tiene un clima continental, con inviernos bastante fríos por la cercanía de los Alpes y que no se libra de algunas nevadas en esa época. La época ideal para nuestro viaje es el final de la primavera o el verano.

Múnich nos sorprenderá desde el primer momento. Es una ciudad que ha sabido conservar sus tradiciones, incluso es habitual ver por las calles hombres vestidos con sus pantalones cortos de piel y sombrero de fieltro y mujeres luciendo falda de vuelo y camisa de puntillas.

Al contrario de otras ciudades, como Roma o Lisboa, aquí las fachadas de los edificios vanguardistas están todas impecablemente restauradas, sin duda debido al alto poder adquisitivo.


En el año 2019 Múnich fue considerada la primera ciudad en calidad de vida de Alemania y la tercera del mundo


Nuevo Ayuntamiento.

Empezamos nuestro recorrido por su casco antiguo, llamado “Altstadt”, en concreto en la plaza de Marienplatz, donde se halla la columna de la Virgen María, que es el centro neurálgico de la ciudad. Sus alrededores están llenos de cafés y tiendas de artículos típicos de Baviera, como bufandas, pañuelos con el escudo de la ciudad o quesos y embutidos.

Al lado está la Fuente del Pez, que es el sitio habitual para quedar con los amigos, aunque en la Edad Media la utilizaban los pescaderos para conservar el pescado fresco.

En la grandiosa plaza, encontramos también uno de los edificios neogóticos más bellos de Europa: el Ayuntamiento Nuevo. Observamos su carrillón con unas figuras danzantes que aparecen a las 11, 12 y 17 horas bailando la Danza de Cooper, para conmemorar el final de la epidemia de peste.

Muy cerca encontramos uno de los mayores templos góticos de Alemania, la iglesia de Fauenkirche, símbolo de la ciudad, con sus torres que alcanzan los cien metros de altura. Os recomiendo subir a la torre sur, donde se divisa una preciosa panorámica de la ciudad y la cordillera de los Alpes. Su interior está lleno de vidrieras de colores que iluminan el sepulcro del rey Luis IV de Baviera.

Catedral de Múnich.

A la entrada del templo podemos ver la “pisada del diablo”. La leyenda habla de un pacto que hicieron el constructor y el diablo para que la iglesia no tuviese ventanas. Pero el constructor, que era muy listo, engañó al diablo poniendo las ventanas detrás de las columnas. Cuando el diablo lo descubrió, la iglesia ya había sido consagrada, pero el diablo dejo su pisada en la entrada.

Un lugar muy interesante de visitar es el norte de la ciudad vieja. Se trata de un laberinto de callejuelas estrechas, llenas de elegantes edificios del siglo XVII, donde están las famosas puertas de la muralla que rodeaba la ciudad. Solo se conservan tres: la de Karlstor, Isartor y Serldinger Tor, esta última es la más antigua y era la que utilizaban los mercaderes italianos cuando venían a comerciar.

Cerca de esta zona está la Ópera Nacional y el Teatro de Cámara de Múnich, salas de conciertos y palacios barrocos, pero quizá el lugar más famoso es el complejo palaciego de la Residenz, donde residía la familia real bávara hasta el año 1918. La parte más antigua es el Anticuarium, una grandísima sala de baile con decoración renacentista. También es muy interesante el teatro rococó Cuvilliés y sus jardines.

Rio Isar.

Al sur del casco antiguo nos sorprenderá la estación de metro de St.Quirinplazt, con una gran cúpula acristalada en la entrada.

No muy lejos de la plaza de Marienplazt está la calle Neuhausser Strasse. Es la calle más comercial de la ciudad. Allí encontraremos la mayoría de las marcas de lujo. Si vamos en Navidad no podemos dejar de darnos un paseo por ella. En invierno también instalan una pista de hielo.


La cervecería Hofbraühaus es quizás la más famosa del mundo; la visitan más de 35.000 personas al día


Cerveceria Hofbräuhaus.

Pero, sin duda, la visita obligada es la cervecería Hofbraühaus, quizá la más famosa del mundo. Cualquier persona que haya visitado Múnich será lo primero que nos recomiende. Tiene un aforo de más de 2000 personas, con tres pisos y la visitan más de 35.000 personas al día.

El ambiente es espectacular: músicos ataviados con el traje típico bávaro y camareras robustas sirviendo cervezas de un litro y raciones de codillo, en las largas mesas con bancos corridos, todo el mundo cantando y bailando. Durante el verano, la gente se reúne en el jardín, a la sombra de los castaños.

Las comidas típicas bávaras son bastante calóricas, por el frio que hace en la región. Las más conocidas son el bretzel (una especie de panecillo crujiente en forma de lazo), la carne de cerdo asada con chucrut, la ensalada de patata o los arenques marinados.

Pero quizá sus salchichas blancas weisswurst es lo más cotidiano. Las preparan en agua caliente sin hervir, les quitan la piel y las toman con mostaza.

El postre más famoso de Baviera es el apfelstrudel, una tarta de manzana que se sirve caliente y está exquisita.

Salchichas, cerveza y bretzel.


Las salchichas blancas weisswurst son muy populares. Las preparan en agua caliente sin hervir, les quitan la piel y las toman con mostaza


Las cervecerías que no debemos dejar de visitar, además de Hofbraühaus, son la Paulaner Keller, Augustinerbräu y la Löwenbräukeller.

Una experiencia inolvidable es visitar la ciudad en el Oktoberfest, que se celebra todos los años en la segunda quincena de Septiembre y los primeros días de Octubre. Esta fiesta se creó en el año 1810 para celebrar la boda del heredero de Baviera y la visitan todos los años más de seis millones de personas. Es una de las fiestas populares más grandes del mundo. En esos días se consumen más de siete millones de litros de cerveza.

El rey Maximiliano I soñaba con hacer de Múnich la capital europea del arte y la cultura. Para ello fundó la Pinacoteca Antigua y la Nueva. Las dos están en el llamado distrito de los Museos, que está colmado de librerías, anticuarios y galerías de arte.

La Pinacoteca Antigua tiene colecciones de pintura española, italiana y flamenca y la Nueva se dedica a colecciones de Monet y Van Gogh.

Muy cerca está también la Pinacoteca de Arte Moderno, en un edificio que es un cubo transparente: uno de los mejores museos de arte contemporáneo del mundo.


Durante la celebración del Oktoberfest se consumen más de siete millones de litros de cerveza


Museo BMW.

A continuación visitamos el famoso Museo BMW. Está situado en un edificio espectacular, que simula los cuatro cilindros del motor de un automóvil. En él hacemos un recorrido por la historia de los coches y las motos, también por todos los modelos de esta marca desde su inicio.

Continuando la visita iremos al Parque Olímpico, construido para albergar los juegos olímpicos de 1972. Tiene más de 300 hectáreas, es un espacio verde, que nos invita a pasear y ver sus instalaciones. Podemos comer en el restaurante giratorio de la Torre Olimpiaturm, con casi 300 metros de altura y desde donde podemos contemplar una maravillosa vista de la ciudad.

Hypo Haus.

Otra visita recomendable, sobre todo si estamos interesados en la arquitectura, es descubrir el complejo y peculiar edificio Hypo-Haus, con 114 metros de altura. Es un edificio de tres bloques unidos por unos anillos gigantescos apoyados en cuatro torres cilíndricas. Si lo rodeamos y lo vemos desde distintas perspectivas observaremos su gran originalidad.

Y ya que hablamos de arquitectura, el estadio Allianz Arena, sede del equipo de fútbol del Bayern Múnich, es una obra alucinante. Fue construido para ser la sede del Mundial de Fútbol del 2006 y su fachada está recubierta por más de tres mil láminas de plástico inflables que se iluminan por la noche con luces de varios colores.

Un sitio que no debéis perderos es el mercado de Viktualienmarkt, en pleno centro de Múnich, donde hay más de 140 puestos dedicados a la venta de comida gourmet y carnes, quesos, fruta, flores, etc.

Una buena idea es comprar algo de comer, sentarnos en su biergarten, (que es una terraza donde puedes llevar tu comida) y pedirnos una buena cerveza.

Estando tan cerca es una pena no visitar alguno de los maravillosos pueblos de Baviera cercanos. Os aconsejo ir al castillo de Neuschwanstein. Es como de cuento de hadas y uno de los más visitados de Europa. Como curiosidad, sirvió de inspiración a Walt Disney para crear el emblema de su marca.

También debéis ir a Oberammergau para admirar las fachadas de las casas de este pequeño pueblo, que son verdaderas obras de arte.

Regensburd (Ratisbona en español) es también visita obligada. Os animo a recorrer su precioso casco histórico y ver su catedral.

Para los amantes de la historia, el campo de concentración de Dachau, no está lejos, aunque a mí particularmente no me agradó mucho.

Para viajar hasta Múnich no hay vuelo directo desde Alicante, pero no es nada caro haciendo escala en Madrid o en Palma de Mallorca.

Los hoteles que os aconsejo en Múnich son el NH München Bavaria y el Mercure Altstadt. Son cómodos y están bastante céntricos.

Espero que cuando podáis, una vez pasada la pandemia, hagáis este viaje y lo disfrutéis lo mismo que yo.


RECOMENDACIONES DE ELISEO

– Degustar una cerveza de trigo Weizenbier, en un biergarten.

– Almorzar un día en la cervecería Hofbrähaus.

– Ver el carrillón de los danzarines del Ayuntamiento Nuevo.

– Visitar el mercado de Viktualienmarkt.

– Contemplar la puesta de sol junto al rio Isar.


Eliseo Gómez Bleda.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
4 comentarios en «MÚNICH, LA CIUDAD DE LOS MUSEOS, EL FÚTBOL Y LA CERVEZA»
  1. Un buen recuerdo y mas actualmente, en el que nos encontramos. Te felicito por estainformacion, aunque todo ello ya lo he vivido en varias ocasiones a lo largo del tiempo. Agradecido, sigue asi. Un abrazo.

  2. Este viaje lo hice en el 2018, fue un viaje maravilloso y ahora en este recorrido, he disfrutado mucho, recordado todo lo q vi en viaje. Gracias, es estupendo, tener un guía turístico como tu.

  3. Relato refrescante que en estos tiempos nos hace recordar el pasado y nos ofrece la gran ilusión de volver a viajar.
    Muy bien Trotamundos, no dejes de seguir dando tanta alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *