“Me daba mucho vértigo el cargo”

COMPARTIMOS COMIDA Y CONVERSACIÓN CON NOELIA ARROYO, PORTAVOZ DEL GOBIERNO REGIONAL Y CONSEJERA DE CULTURA DESDE HACE POCO MÁS DE UN AÑO. SE CONSIDERA PERIODISTA POR ENCIMA DE TODO Y ASEGURA QUE LA POLÍTICA ES ALGO TEMPORAL EN SU VIDA. ALEGRE, EMPRENDEDORA, CERCANA Y TRABAJADORA INCANSABLE, ASEGURA QUE NO PERSIGUE PASAR A LA HISTORIA SINO SER REALMENTE ÚTIL DESDE EL CARGO QUE LE HA TOCADO DESEMPEÑAR.

Por Concha Alcántara / Fotografías: Juan Cánovas.

_mg_9605

Dice Noelia Arroyo (Cartagena, 1979) que no es mujer de grandes impresiones, que le gusta ir poco a poco ganándose a la gente. Algo que no le debe costar mucho porque derrocha simpatía. Es la amiga a la que le contarías un secreto, llamarías si tienes un problema, te irías de cañas o compartirías una agradable comida con tertulia. Como la que nos aguarda en el Restaurante del Real Casino de Murcia, lugar donde tiene lugar una entrevista diferente, alejada encorsetamientoS y formalismos. Dos personas, un buen menú, una charla animada y sincera para descubrir el otro lado de la consejera de Cultura.

“Me daba mucho vértigo el cargo, pero me he sorprendido. El día que me confíe seguro que me estrello. Prefiero estar alerta”, confiesa. “Soy una persona que no doy nada por imposible y siempre le doy mil vueltas a las cosas”.

Llega Javier, el metre del restaurante, y canta el menú: canelón de ensalada murciana con caviar de caballa, albóndigas de bacalao con alioli cítrico, solomillo ibérico con pisto y huevo a baja temperatura, y de postre mousse de té. “Y después al gimnasio por la tarde”, añade entre risas.

Arroyo asiente. ¡El deporte sienta fenomenal!, le dice. “A mí me gusta comer de todo y luego compenso con el deporte”, admite. Ponen el primer plato, un canelón de ensalada murciana de aspecto inmejorable. “Disfruto comiendo. Soy feliz con una tapa de hueva y mojama con almendras. Para mí es un placer que llegue el viernes por la noche y tomarme una copa de vino con jamón y queso. Me gustan los reencuentros con amigos y familia alrededor de la gastronomía”, segura.

Se confiesa tradicional en lo familiar, muy casera y “muy cocinitas”. “Los fines de semana siempre cocino en casa para familia o amigos. Mis especialidades son el Caldero, que me sale buenísimo, y la cocina de olla, que la he aprendido de mi madre. Además no me da nada de pereza. Soy capaz de ponerme a cocinar a las once de la noche para el día siguiente. Me relaja y me gusta. A mi marido le sale muy bien la cocina mejicana y yo he aprendido a hacer sushi. Me sale muy rico”. Eso sí, prefiere pasar sus vacaciones en la región que viajar lejos. Lo dicho, le gusta lo cotidiano, lo familiar. “Tengo una familia muy unida. Mis abuelos viven y me encanta estar con ellos”.

La llegada de Noelia Arroyo a la política fue casual e inesperada. Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Católica San Antonio de Murcia y Máster de Radio Nacional de España en la Universidad Complutense de Madrid, ejerció desde 2004 hasta 2012 de responsable de comunicación audiovisual de laverdadtv y laverdad.es. “No me preguntaron si quería ser consresized__mg_9510ejera”, confiesa. Formaba parte del equipo de prensa del actual presidente, Pedro Antonio Sánchez, y una vez terminada la campaña pensaba reincorporarse a su puesto en La Verdad. “Me pidió que le ayudara en la campaña. Ese era el compromiso. Él tomó posesión un viernes y el sábado nombraba su equipo de gobierno en una rueda de prensa. Me dijo que no fuera, que iba a ser la consejera de Cultura y Portavocía. Yo le dije que estaba con él en lo que durara el proyecto pero que no necesitaba ser consejera, que no sabía si estaba preparada. “Sí lo estás. Nunca lo las pedido ni lo has querido, pero sé que lo vas a hacer muy bien y te necesito ahí”, me dijo. Le da mucha importancia a la comunicación. Necesitaba gente profesional y con experiencia y a la vez quería renovar el equipo”.

¿Cuánto ha cambiado su vida desde ese día? Muchísimo. Mi responsabilidad es máxima. Represento a toda la región y soy muy consciente de que las decisiones que tomo benefician o perjudican a la gente. Por eso intento tomar decisiones con consenso y diálogo. Es la seguridad de que no te estás equivocando.

“Vivo igual que vivía antes y no uso privilegios de ningún tipo”

Es una persona cercana. ¿Es difícil no cambiar? La clave está en no perder el contacto con tu gente, las personas que te quieren y que en un momento dado te pueden decir que se te está yendo la cabeza. Aquí se está de paso, hay que ser muy consciente de ello. Vivo igual que vivía antes y no uso privilegios de ningún tipo. No hay que perder la cabeza y actuar con la máxima normalidad.

Casada, con una niña 4 años que quiere una hermanita, y siempre pendiente del móvil, “por si me llega algo de presidencia”. “Tengo ganas de tener otro hijo pero soy muy consciente del momento que estoy viviendo, que requiere mucha dedicación, y lo estoy disfrutando mucho. Tengo flexibilidad y mi marido y yo nos organizamos muy bien para estar con la niña. Aprovechamos muy bien el tiempo y compartimos. No concibo que sea de otra forma”.

Es seriofila desde hace poco, justo el tiempo que lleva abonada a una famosa plataforma de series online. “Para desconectar de la política y no acostarme con el runrún de algún problema, veo un capítulo”. House of cards, la galardonada serie protagonizada por Kevin Specy y Robin Wright es una de ellas. “A veces reconoces situaciones, pero no veo tanta estrategia, es mucho más noble el mundo de la política”. La hipocresía, el cinismo, el egoísmo que se ve en la serie asegura no reconocerlo. “Lo que yo estoy comprobando en primera persona no es así. Estoy encontrando gente que se dedica a la política sin necesidad, con su profesión, que ha decidido coger una excedencia y dedicar generosamente un tiempo en un momento en el que la política está muy denostada”.

¿Cómo se trabaja cuando en la calle se asocia la política a la corrupción? La corrupción va en las personas, no en las profesiones. Hay gente que nos ha hecho pasar muchísima vergüenza. Pero a mí no me afecta en mi trabajo. Al final, el que la hace la paga y se le aparta de la política.

resized__mg_9548¿Está segura de eso? Desde que estoy en política es lo que he visto. No tengo la sensación de estar rodeada de gente que ha metido la mano ni que se aprovecha. Lo anterior ha hecho mucho daño y ahora hay que recuperar la confianza. Parece que la corrupción está en todos sitios pero no es así.

¿Está a favor de la limitación de mandatos? Soy partidaria y de hecho es lo primero que hizo el presidente, limitarlo a 8 años. Me parece muy positivo porque esto desgasta mucho. Hay que ser consciente de que te pagan todos los murcianos y que tu tiempo es el de toda la gente.

Con el plato fuerte, el solomillo ibérico con pisto y huevo a baja temperatura, cuenta Arroyo que una de las tareas más complicadas que ha tenido que acometer es la del cambio de papel, de ser la periodista a ser entrevistada, de conseguir la noticia a no querer que se frivolice y pedir tiempos que la actualidad informativa no comprende. “Ahí está lo más complicado. Mis compañeros periodistas buscan lo periodístico, el titular, que yo también lo he buscado, pero para mí no es lo realmente importante ahora. Eso es lo más difícil. Me encanta mi profesión, yo soy periodista, ayer estaba allí y sé que tengo que volver al otro lado. Es una lucha interna. Los tiempos y las agendas en política no son las mismas que en periodismo e intento que lo vean. Ahora mi responsabilidad me hace ser prudente y no dar el titular rápidamente”.

¿Cree que esta experiencia le hará mejor periodista? Creo que me hará mejor persona. Soy mucho más consciente del impacto y la repercusión del trabajo del periodista y del daño innecesario que a veces se hace . Hasta que no lo sientes en primera persona no lo entiendes. Pero no le echo la culpa al periodista. Siempre hago autocrítica y si se ha quedado con el titular fácil es que yo no lo he sabido explicar bien.

“Ahora que estoy dentro veo lo poco que se vende la cultura, digan lo que digan”

En el trato con la prensa admite con ciertas reticencias que “no se nos trata mal, se trasmite lo que hace este gobierno, pero no ayuda la situación. La polémica, lo ruidoso, lo llamativo lo superficial… Es lo que predomina”. Más quejas tiene en lo que se refiere al tratamiento y el espacio que se destina a los temas culturales. “Yo siempre pido que lo cultural vaya más allá de los cierres de las noticias, que haya más programas, más espacios y que se les de voz a los artistas, a los jóvenes. Ahora que estoy dentro veo lo poco que se vende la cultura, digan lo que digan”.

¿En qué proyecto cultural tiene más ilusión? El plan de impulso a la cultura para crear una industria cultural creativa y fuerte, profesionalizar el sector, con incentivos fiscales y fórmulas de micro mecenazgo. Siempre estoy pensando en nuevas fórmulas, apoyos y ayudas que nos permitan la implicación de todos en la cultura.

¿El bono cultural para cuándo? La convocatoria se presenta antes de que termine el año y se darán los bonos el próximo año. La administración regional pondrá 20-25 euros y otros tanto los pone la persona, que decide libremente donde gastarlo. Pero no nace para espectáculos de éxito como un concierto de Alejandro Sanz, sino para producciones locales de teatro, conciertos o cine. Los descuentos serán un porcentaje de cada espectáculo, para que se gaste en varios. Se trata de que haya más consumo de cultura y que no sea un privilegio.

¿Qué echa de menos en la cultura murciana? Más visibilidad. Creo que hay una gran oferta pero que muchas veces no se conoce.

_mg_9602Y en dar visibilidad a todos los pequeños proyectos relacionados con el arte, la lectura o la música asegura implicarse al máximo. “Me dejo la vida. Yo en cultura quiero ser útil y ayudar a todo el que lo necesite. Intento ir a todo, pero en especial a lo que todavía no ha espumado. Los grandes espectáculos no necesitan respaldo institucional”, señala. Entre los proyectos que va a poner en marcha este año destaca el Bono Cultural, el Plan de Espacios Expositivos (que incluye las 154 salas de toda la región), el Plan de Fomento a la Lectura, el Programa de Palco VIP junto al Teatro Real o la Ley de Mecenazgo. “No me marco grandes objetivos pero hay pequeñas cosas que pueden crear la diferencia. Por ejemplo, que ninguna sala esté vacía, pasear por cualquier municipio y ver arte. Que donde antes no había vida, ahora haya. No tengo el ego de querer pasar a la historia por nada pero sí ser útil”.

Llega el postre y el café. “Esto está de pecado… Buenísimo”, dice de una delicatessen a base de mousse de té y praliné. “Me encanta el café. ¡Creo que soy adicta!”. Respecto al futuro se muestra tranquila y no admite grandes ambiciones. “Yo soy feliz con poco”, asegura. “Me veo en Murcia, me encanta mi región y estar cerca de mi gente, haciendo lo que me gusta, con la radio. Es una de las cosas que más echo de menos. Con eso sería feliz. Si hace un año una pitonisa me dice lo que iba a vivir, hubiera pensando que me estaba tangando”.

¿Lo mejor y lo peor de este año? Lo más difícil para mí ha sido tener que renunciar a tiempo con mi hija. Hay cosas a las que no puedes llegar y te las pierdes. Son los mejores años de mi hija pero también de mi trabajo. Encontrar el equilibrio es complicado, pero esto es una gran oportunidad y soy muy feliz.

¿Un consejo al Casino? Que lo sigáis haciendo así de bien. Este es un sitio privado pero está abierto a la ciudad, a la gente. Nadie tiene la sensación de que es un sitio cerrado. Es un lujo tenerlo en el centro de Murcia y está muy vivo.


concha alcantara

@ConchaAlcantara

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *