LAS FLORES DEL REAL CASINO

Armónicos, elegantes, aromáticos y seductores. Los conjuntos florales que luce el Salón de Socios de la entidad despiertan la admiración de muchos usuarios, que semanalmente encuentran una nueva propuesta, siempre original y cuidadosamente elaborada, ubicada en el centro de la estancia.

La floristería Fernando Hijo, con el maestro florista Fernando Ríos a la cabeza, es la encargada de proveer al Real Casino de Murcia con ese pellizco de naturaleza. Proporciones, texturas, colores y fragancias se combinan en cada arreglo para ensalzar la belleza de las flores y las plantas y acercarla a los Socios de la entidad. Esta floristería murciana también se encarga de vestir el edificio con las decoraciones navideñas y primaverales, siempre muy aplaudidas.

Fernando Hijo ha dedicado su vida a las flores. En sus muchos años de oficio ha investigado sus simbologías y leyendas y ha viajado para descubrir los estilos y tendencias. Ahora ha decidido compartir en RCMAGAZINE algunas reflexiones sobre los ramos que muestra cada semana en la entidad. Les invitamos a disfrutar de sus palabras pero, sobre todo, a dejarse seducir por el color y el perfume de sus ramos.

Composición formal con movimiento

Ramo de estilo inglés. Está compuesto por flores de brasicas y margaritas, que producen un leve contraste de texturas. Para conseguir esto se utilizan tres elementos: grande, pequeño y mediano. Es intemporal.

Composición romántica

Estilo Art Nouveau. Contraste de estilos. La parte superior está compuesta de ramas, planta y flor de anthurium. Color cálido y rústico, afrancesado. La parte superior es vegetativa. La parte inferior pasivo decorativo. Se asienta sobre un cristal que la hace flotar, como el tutú de una bailarina.

Decoración modernista

Los elementos están agrupados con su contrapunto. Estos arreglos se distinguen por la variedad de elementos florales, mezclando flores exóticas con flores tradicionales, creando grupos donde las flores se asemejan. El estilo está a caballo entre el siglo XIX y el XX.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *