LA RECUPERACIÓN DE UN PASADO QUE ILUMINA EL FUTURO

SE CUMPLEN 10 AÑOS DE LA INAUGURACIÓN DEL MUSEO-TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. SU APERTURA Y LA RECUPERACIÓN DEL MONUMENTO HAN TRANSFORMADO LA IMAGEN DE LA CIUDAD Y HAN CONVERTIDO A CARTAGENA EN UN REFERENTE CULTURAL DEL MEDITERRÁNEO

Por Elena García. Fotografías: Fundación Teatro-Romano de Cartagena.

“El Teatro Romano se descubrió en un momento de gran crisis para la ciudad de Cartagena. Afortunadamente, los ciudadanos y sus gobernantes se dieron cuenta de que apostando por el pasado se podía mirar hacia el futuro”, manifestó Elena Ruiz Valderas, directora del museo más visitado de la Región de Murcia, en una conferencia ofrecida en el Real Casino de Murcia y enmarcada en el ciclo ‘Lunes de Museo’.


Fue uno de los mayores teatros romanos de Hispania, datado en el siglo I, con capacidad para unos 7000 espectadores


El teatro fue descubierto en 1988 por el catedrático de la Universidad de Murcia Sebastián Ramallo Asensio, cuando comenzaron las excavaciones para construir el Centro Regional de Artesanía. La arqueóloga Ruiz Valderas se incorporó al equipo de dirección de las excavaciones en 1990 y dirigió los trabajos hasta 2001. “Fueron unos años muy duros pero muy gratificantes”, recuerda. El convenio firmado entre la Comunidad Autónoma, el Ayuntamiento de Cartagena y Cajamurcia (1996) supuso un impulso a los trabajos, gracias a los cuales se desentrañó el que fue uno de los mayores teatros romanos de Hispania, datado en el siglo I, durante el imperio de Augusto, con capacidad para unos 7000 espectadores.

“La sociedad se dio cuenta de la importancia que podía tener la ciudad escondida. Ciudadanos, empresarios, asociaciones e, incluso, los festeros de Cartagineses y Romanos apoyaron el proyecto”, recuerda la experta. “Se colocó una pasarela para que la gente viera dónde se estaba invirtiendo el dinero”, añade. Los restos se habían conservado gracias a las sucesivas capas de ocupación (bizantina, árabe, medieval) que siempre hubo sobre el teatro, y gracias a lo cual gran parte de sus elementos se mantenían in situ.

Tras dos décadas de excavaciones arqueológicas abrió sus puertas el Museo del Teatro Romano, obra del arquitecto Rafael Moneo. El edificio permite al visitante llegar desde la plaza del Ayuntamiento hasta el museo subiendo por unas escaleras mecánicas. Las salas, repartidas en dos edificios, están conectadas por un pasadizo subterráneo. Entre las piezas que en ellas se exponen destacan las aras dedicadas a la triada capitolina (Juno, Júpiter y Minerva). Tras recorrer las salas, un corredor que discurre bajo la Iglesia de Santa María la Vieja arroja al visitante al mismo teatro, que se muestra imponente y magnánimo. El proyecto, además de la creación del museo, integró el monumento histórico en el entorno urbano e influyó en el modelo de ciudad.

Desde su inauguración, el Museo-Teatro Romano ha recibido más de un millón y medio de visitantes, según datos aportados por el museo. Es, con diferencia, el espacio museístico más visitado de la Región de Murcia, “e incluso de las provincias colindantes”, destaca Ruiz Valderas. El año pasado cerraron con más de 200.000 visitantes, más del doble que el siguiente museo más visitado, el ARQUA.


Desde su inauguración, el Museo-Teatro Romano ha recibido más de un millón y medio de visitantes


El impacto de la puesta en valor del monumento es incalculable. Supuso el relanzamiento de la ciudad de Cartagena al mundo, convirtiéndose en un referente turístico en el Mediterráneo. Es un ejemplo de recuperación patrimonial que ha regenerado una parte fundamental y central de la ciudad. Y ha transformado la imagen y la vida de una urbe que, en la actualidad, convive en armonía con su pasado proyectándose hacia el futuro.

Sin embargo, aún queda monumento por recuperar. “Estamos trabajando para sentar las bases y encauzar la futura excavación del pórtico post scaenam”, explica la directora. “Conocemos a grandes rasgos su arquitectura: se trata de un gran espacio público de planta cuadrangular, en forma de ‘U’, planificado en el mismo proceso constructivo del edificio teatral romano”, añade. “El objetivo primordial es completar la comprensión del teatro romano mediante el análisis de este espacio ajardinado situado al norte del frente escénico. Ello completaría el programa constructivo y arquitectónico del edificio de espectáculos, para su restauración y puesta en valor, completando así el recorrido por el monumento”.

Además de las tareas de investigación, el Museo-Teatro Romano ha apostado desde su creación por la divulgación. Existe un proyecto de gafas de realidad virtual que permitirán al visitante verse inmerso en el monumento recreado, en calidad hiperrealista, como si descubriera el teatro como estaba hace veinte siglos. Se trata de un paso más para conectar ambos periodos históricos, el actual y el de principios de nuestra era.

Elena Ruiz Valderas, directora del Museo-Teatro Romano de Cartagena, junto a Ángel Luis Riquelme, coordinador del ciclo ‘Lunes de Museo’


Elena García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *