LA ARBOLEJA, TOPÓNIMO TRAVESTIDO

ETIMOLOGÍAS REGIONALES. Por Santiago Delgado.

La pedanía de la Arboleja, que linda con toda la segunda parte del Malecón murciano, tiene una etimología que engaña. Sucede como con muchas otras, por Murcia, por España y por el mundo. Unos hablantes la bautizan, llegan otros, desconocen el idioma nativo, y dan en asemejar lo que oyen a lo que conocen. Introducen alguna consonante, alguna vocal que hagan inteligible para su concepción del mundo el vocablo recibido, y, hale, ya tienen palabra que entienden. Queda algo de la vieja pronunciación y nada más. Eso sí, el lugar sigue siendo el mismo.

Tal cosa acaece con este de La Arboleja. A los oídos actuales, la palabra se referencia con árbol. La regla de tres que se hace el hablante murciano y español es que significará algo así como bosque de pocos árboles, o árboles pequeños. Eso en el caso de que el hablante tenga preocupaciones filológicas, asunto poco probable.


El topónimo ‘Arboleja’ no tiene nada de árbol y mucho de mota, de soto, meandro y de río Segura. Las palabras cambian y cambian. La Filología explica esos cambios. Cuando puede.


Los sabios que han estudiado esto dicen que viene del árabe, como tantos otros vocablos del idioma español, con todo, muy minoritarios. Robert Pocklinton, acaso el número uno de los tales, señala que Arboleja viene de Al Walaÿa, pronunciando la “y” como doble “i”. Fonéticamente Albualaia. Bien, enseguida, los castellanos eliminaron el diptongo decreciente “ai”, y los sustituyeron por la vocal “e”: Albualeya. Luego, lo de ALB les sonó mejor como ARB. Y les sobró la “a”. La cosa ya caminaba hacia la fonética de árbol. La terminación había entrado en el sufijo EJA, que también conocían de leja, teja, lenteja y otras. Llegados a esta etapa, la palabra de árabe había pasado a castellana. Estamos en el siglo XVIII. Alguna centuria atrás, algún geógrafo de los de planos y mapas había escrito Algualeja. Por cierto, en Aledo hay un pequeño cañón, tal como el de Jordania, pero en chico, que aún recibe el nombre de Algualeja.

Alwalaÿa significaba lo que en español entendemos por soto; esto es, lengua de arena y limo depositada por el río en la parte interior de los meandros. La Arboleja es la tierra interior del Segura de un meandro que tiene su pico hacia el sur. Un triángulo o seno de feraz tierra limitado por el río, en su curva, y por el Malecón segundo, desde las Cuatro Piedras o inicio del Carril de la Esparza, hasta la estatua de Don José María Muñoz.

Así que, nada de árbol y mucho de mota, de soto, meandro y de río Segura que, al marchar por tierra casi plana, con su marcha lenta forma ese triángulo/seno que digo. Las palabras, ya digo, cambian y cambian. La Filología explica esos cambios. Cuando puede. Hoy La Arboleja es zona residencial. Lujosos o muy pudientes chalets llenan su espacio, dejando ver los pequeños huertos domésticos, de los que sale, acaso, producción para el consumo de la familia que lo habita. Con Dios.


@sanmadelmar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *