“ESTAMOS MUCHO MÁS PREPARADOS PARA AFRONTAR UN REBROTE”

ENTREVISTA A JUAN ANTONIO OLMO FERNÁNDEZ-DELGADO, MÉDICO REHABILITADOR Y NUEVO MIEMBRO DE LA JUNTA DIRECTIVA DEL REAL CASINO DE MURCIA

Por Elena García.
Juan Antonio Olmo Fernández-Delgado se estrena en la Junta Directiva en plena alarma sanitaria. Su incorporación, propuesta por el presidente de la entidad, Juan Antonio Megías, ha sido motivada por su profesión de médico y la necesidad de que un sanitario especializado supervise y asesore sobre las medidas de prevención que se han puesto en marcha para realizar una desescalada segura. Además, Olmo es un profesional cercano a todos los miembros de la Junta Directiva.

En la actualidad, Olmo desarrolla su labor como médico rehabilitador en el Hospital Morales Messeguer y es asesor de rehabilitación de Asisa. A su vez, preside la Sociedad Murciana de Rehabilitación y Medicina Física (Sorehmur).

El facultativo, que se doctoró con mención Cum Laude en 1988, es socio del Real Casino de Murcia desde la reapertura tras la restauración integral del edificio, en la que participó su esposa Loreto López, “ella me ha contagiado su amor por esta institución”, revela.

Hablamos con él sobre el Covid-19 y el futuro de la pandemia, y sobre su estreno en la Junta Directiva de la histórica entidad.

Como médico, ¿había imaginado alguna vez que una enfermedad de estas características podía suponer una amenaza global?
No, en absoluto. Yo fui de los que pensaban que iba a ocurrir como en 2009 con la Gripe A, que nos malacostumbró. Hubo una alarma muy importante y se movilizaron los hospitales al 100 %. Nos preparamos para una epidemia que parecía ser devastadora y, al final, no llegó a nuestro país ni tuvo la gravedad que se esperaba. Así pues, en este caso, la administración sanitaria y muchos sanitarios no creímos que esto iba a llegar tan lejos. Si se revisa la hemeroteca, encontramos que numerosos epidemiólogos destacados subestimaron la repercusión del Covid-19. Yo era de los optimistas, pensé que todo quedaría en un proceso gripal no muy grave.

¿Qué ha fallado en la gestión de la pandemia?
Cuando se vio que en Italia, un país tan cercano desde el punto de vista cultural y geográfico, el Coronavirus estaba teniendo una tasa de mortalidad y de infectividad tan alta, se debería haber actuado. España falló al no ver en Italia el reflejo de lo que podía suceder aquí. Y llegó tarde.


“ESPAÑA FALLÓ AL NO VER EN ITALIA EL REFLEJO DE LO QUE PODÍA SUCEDER AQUÍ. Y LLEGÓ TARDE”


¿Y una vez que saltan las alarmas en nuestro país?
El fallo más destacable fue la incapacidad de adquirir material sanitario básico: mascarillas y equipos de protección individual (EPIs). Nuestra industria era prácticamente nula a la hora de producir artículos que requieren muy poca tecnología, pero que en caso de pandemia son absolutamente necesarios. Sentirnos tan desguarnecidos en un aspecto tan básico fue muy duro. La incapacidad de dotar a la población y, sobre todo, a los sanitarios, de unos equipos mínimos de protección ha supuesto una frustración global y ha demostrado que España -tanto este Gobierno como los anteriores- ha obviado realizar una reserva estratégica de material médico. Y, cuando el Gobierno decidió centralizar la compra de equipos, demostró que era aún más ineficaz que cuando lo hacían las Comunidades Autónomas.

Otro gran error ha sido la gestión de las residencias de ancianos. Faltó agilidad. Y aquí subyace un problema de la propia estructura del Estado, ya que hay muchas competencias transferidas, quizás demasiadas, y en una situación de alarma no queda claro quién debe hacerse cargo. En consecuencia, las residencias se encontraron inermes para afrontar la enfermedad. Fue una situación dramática.

Murcia se ha visto menos afectada por el azote del Coronavirus, ¿a qué cree que se ha debido?
Es posible que más adelante se elabore un estudio epidemiológico para analizar por qué aquí ha habido un índice de afectados bastante más bajo que en otras zonas. Hay aspectos que han podido favorecer esta situación, como el clima. El pasado mes de febrero fue especialmente caluroso en la Región, algo que pudo limitar la extensión del virus.

Por otro lado, Murcia está muy mal comunicada con otras grandes ciudades como Madrid o Barcelona, y esta desventaja puede haber resultado positiva en este caso. Quizás nuestra principal barrera de prevención ha sido la ausencia del AVE.

Pero también se han tomado medidas correctas a nivel político. López-Miras actuó rápido cuando empezaron a llegar madrileños a la costa murciana y dispuso que se confinaran en sus casas. En una situación así 24 horas pueden ser trascendentales y la respuesta del Gobierno regional fue oportuna. Además, la organización interna de la sanidad murciana ha funcionada bien. Tenemos una consejería de Sanidad muy técnica y poco política, y supieron organizar la atención primaria adecuadamente. Esto ha supuesto una barrera importante para que no llegara más gente de la necesaria a los hospitales; ha impedido el colapso de los centros hospitalarios y ha prevenido que la gente se contagie dentro de ellos.


“SI EL COVID-19 SE COMPORTA COMO LA MAYORÍA DE LOS VIRUS DE TRANSMISIÓN AÉREA, ES MUY IMPROBABLE QUE HAYA UN REBROTE EN VERANO. EL OTOÑO ES EL MOMENTO CRUCIAL”


¿Considera que la sociedad está suficientemente concienciada?
En este aspecto se aprecian dos extremos. Por un lado, hay una parte de la sociedad demasiado impactada, casi con secuelas relacionadas con el confinamiento y el miedo al contagio. Muchos han desarrollado el llamado “síndrome de la cabaña”: se sienten tan protegidos en casa y tan desvalidos en la calle que no quieren salir. Y, en el otro extremo, está la gente que evita llevar mascarilla y no respetan las normas de seguridad. Imagino que en el centro está la mayoría de ciudadanos que actúa de forma responsable.

La desinformación, las noticias falsas y las teorías de la conspiración se han expandido estos meses casi a mayor velocidad que el virus. ¿Han supuesto una amenaza para la salud?
El relato científico todavía no está hecho. Cuando se elabore, se demostrará que el virus no procede de ningún laboratorio ni es fruto de una conspiración. Han surgido muchas teorías absolutamente inverosímiles y disparatadas. Pero siempre ha habido gente con planteamientos de este tipo. La diferencia es que, en la actualidad, las redes sociales tienen un potencial incalculable. Con la globalización de la información una idea, por más peregrina que sea, puede llegar a muchísima gente.

¿Qué pasará si hay rebrotes? ¿Estamos preparados?
Si el Covid-19 se comporta como la mayoría de los virus de transmisión aérea, es muy improbable que haya un rebrote en verano. Por ahora, no ha habido ningún virus de transmisión aérea que haya producido un pico epidémico en los meses estivales. El otoño es el momento crucial. Pero cabe destacar que ahora estamos mucho más preparados. Desde el punto de vista terapéutico hay protocolos bastante afinados, aunque aún no disponemos del definitivo. A su vez, los servicios médicos cuentan ya con una experiencia y con suficiente material de protección. Por lo tanto, un rebrote, aunque fuera importante, no nos pillaría tan desprevenidos.


“LA VACUNA VA A SALIR PRONTO, PORQUE HAY MUCHO DINERO Y MUCHO PRESTIGIO DETRÁS”


¿Y la vacuna?
La vacuna va a salir pronto, porque hay mucho dinero y mucho prestigio detrás. Es la primera pandemia de los tiempos modernos y muchos países y muchas empresas con gran potencial están invirtiendo fuertemente en ello. Por tanto, dudo que haya que esperar dos años como se ha comentado.

¿Cómo recibió la propuesta de incorporarse a la Junta Directiva del RCM?
Me hizo mucha ilusión. Era algo que nunca había imaginado. Me causó una sorpresa tan grata que no pude decir que no, a pesar de que en la actualidad estoy bastante ocupado y tengo muchos compromisos profesionales.

¿Qué vínculo tiene con el Real Casino?
Cuando era joven, con aproximadamente 18 años, mi padre se hizo socio y yo venía con mi novia, Loreto López -mi actual esposa- a tomar una cerveza en la Pecera (donde entonces había cafetería) o las mesas que había en la Galería. Y también a estudiar a la Biblioteca, donde no sé si estudiaba más, pero sí me sentías más importante (risas).

Con los años mis padres se dieron de baja y no fue hasta mucho tiempo después cuando volví a tener conexión con el Real Casino. Fue a través de mi mujer. Loreto participó como restauradora en la rehabilitación del Casino y ha estudiado en profundidad su historia y conoce todos los detalles del edificio. Ella ha desarrollado un profundo interés y un cariño especial por esta institución que me ha contagiado.


“LA PROPUESTA DE INCORPORARME A LA JUNTA DIRECTIVA ME CAUSÓ UNA GRATA SORPRESA; NO PUDE DECIR QUE NO”


Imagino que ha sido un reto definir con la Junta Directiva las medidas de prevención del Real Casino.

Sí, pero yo me he limitado a dar algunas pinceladas. Juan Antonio Megías y el equipo directivo habían realizado una planificación bastante definida cuando yo me incorporé. He aportado algunas ideas, pero el plan de desescalada estaba prácticamente hecho.

¿Y cree que se han tomado las decisiones adecuadas?
Sí. Y me consta que cada decisión se ha valorado y se ha estudiado concienzudamente. Todo el plan de reapertura se ha hecho de forma muy calculada.

¿Recuperaremos pronto la normalidad?
El Casino forma parte de la sociedad y dependerá de lo que ocurra en septiembre y octubre. Si no hay un segundo brote, en muy poco tiempo las cosas volverán a su cauce. Pero no es posible prever qué va a ocurrir exactamente. Habrá que valorar la situación en cada momento y adoptar las medidas oportunas.


Elena García Pérez.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *