EL MISMO DÍA Y A LA MISMA HORA

NUESTRO REAL MURCIA. Por Damián Mora.

Hasta hace bien poco, las dos grandes referencias de la selección española de fútbol eran el gol de Zarra en Maracaná ante Inglaterra, en el mundial de Brasil 1950, que originó la famosa frase pronunciada al final de la retransmisión radiofónica del partido por Matías Prats Cañete “… hemos vencido a la pérfida Albión”, con protesta diplomática inglesa de por medio; y el gol de cabeza de Marcelino a Rusia en la final de la Eurocopa del 64, en el estadio Santiago Bernabéu, con Franco de testigo directo del choque. Con la victoria mundialista en Sudáfrica ante Holanda en julio del 2010, el gol de Iniesta ha suplantado a los dos anteriores y tomada la referencia para futuras generaciones futboleras.

Metropolitano de Madrid. R.Murcia 2-R.Oviedo 0, y a 1ª División (2 de julio de 1950)

Y dirán ustedes, ¿qué tienen que ver con nuestro Real Murcia las efemérides anteriores? Pues sencillamente que el día y a la hora en que Telmo Zarraonaindía “Zarra” doblegaba a los ingleses por primera vez en la historia de los enfrentamientos de ambas selecciones con su famoso gol, el Real Murcia se estaba jugando su tercer ascenso a la Primera División del fútbol español en un partido de promoción, a partido único, contra el Real Oviedo en el estadio Metropolitano de Madrid.

No se presentaba nada fácil el partido. La expectación en el estadio era más bien escasa. Mientras que nuestro Real Murcia apenas si tiene a su alrededor a dos docenas de entusiastas que se han aventurado a viajar hasta la capital, los carballones disponían de un amplio cortejo.

En los desangelados graderíos del Metropolitano apenas si se ve alguna que otra mancha en la que se congregan algunos centenares de espectadores, más pendientes de la radio y de las noticias que Matías Prats enviaba desde Rio de Janeiro que del partido de promoción. Entre todos ellos, los aficionados murcianos constituyen una minoría muy reducida y silenciosa. Por el contrario, los asturianos son más y más ruidosos, y sus voces arrastran a su bando a los espectadores que se habían iniciado neutrales. De este modo, el Real Murcia se encuentra al principio con un ambiente que, sin serle hostil, no le era favorable.

Nuestro Real Murcia vence por dos goles a cero. Goles obra de Del Toro y Blanco y consigue, de nuevo, el ascenso a Primera División.

Gol de Zarra a Inglaterra en Maracaná (2 de julio de 1950)

Ya en nuestra ciudad el equipo es recibido en el Ayuntamiento por las primeras autoridades, encabezadas por el alcalde José Coy Cerezo y el resto de la junta directiva del club que no se había desplazado a Madrid con el equipo. Al llegar al edificio de La Glorieta y requeridos por la gran cantidad de aficionados que se encuentran en los jardines adyacentes, los jugadores salen al balcón principal donde se reproducen las escenas de entusiasmo y clamor popular. Se suceden los brindis, encabezados por el presidente del Real Murcia, de la Diputación provincial y de nuestro Real Casino, Agustín Virgili, así como el alcalde Coy Cerezo, el presidente del Imperial C.F., José Rubio, junto al secretario general del equipo Nicolás Ortega, el cual, aprovechando la euforia del momento, solicita de las autoridades locales ayuda para formar un equipo competitivo con vistas a la siguiente temporada en la división de los mejores.

Pero estas ayudas para fichar lo que hoy denominaríamos “cracks” no llegaron y, de nuevo, el paso por la división de honor de nuestro Real Murcia fue efímero, retornando a la Segunda División a la conclusión de esa temporada 1950-51.


Damián Mora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *