CINCO SIGLOS DE RECUERDOS LIGADOS AL REAL CASINO DE MURCIA

Por Elena García

Pitágoras afirmaba que una bella ancianidad es la recompensa de una bella vida. Los socios más mayores del Real Casino de Murcia, protagonistas de este reportaje, hablan de su pasado con alegría, pero sobre todo, disfrutan de una vejez feliz, activa y muy ligada a esta institución. Y es que no debemos olvidar que aunque el Real Casino se rejuvenece, los que ahora son mayores son los que le han dado la forma, la fuerza y el valor que tiene hoy día. Por ello les rendimos un homenaje y recordamos con ellos el pasado de la entidad. Mercedes Jiménez, Pilar Alburquerque, Julia Molina, Juan Rufete y Domingo García suman, todos juntos, 478 años. Casi cinco siglos de recuerdos que comparten con nosotros.

resized_Scan 10

MERCEDES JIMÉNEZ BELMAR
“¡Cuánto he bailado yo en el Salón de Té!”

resized_Mercedes Jimenez
Mercedes Jiménez, de 98 años, es la socia de más edad del Real Casino de Murcia. “Le doy gracias a Dios por la familia que tengo y por haber cumplido tantos años”, comenta. Y es que tiene mucha familia por disfrutar, porque aunque solo tuvo dos hijas, ahora tiene 12 nietos y 29 bisnietos.

“¡Cuánto he bailado yo en el Salón de Té!”, rememora esta mujer, que tiene, a pesar de la edad, muy buena memoria y unos recuerdos muy hermosos. “Me casé con Juan Velasco, que formó dos veces parte de la Junta Directiva, y con él venía siempre a los bailes y a las Cenas de las resized_Mercedes Jiménez (2xla izq)Uvas. Con él nunca me aburría”, asegura, y lo describe como una persona divertida y simpática, además de un gran jugador de billar. “Ganó 17 copas en el Casino”, explica, y muchas de ellas pueden verse decorando su casa.

Aunque suele ir acompañada de un bastón, Mercedes no ha perdido la elegancia ni la alegría. Sigue manteniendo una vida activa: va a misa, al El Corte Inglés, al Café Drexco con sus amigas… Aunque desde que su marido murió visita poco esta institución. “He ido toda mi vida al Casino. Mis padres eran socios, luego empecé a ir con mi novio y allí lo he pasado muy bien”, cuenta Mercedes con una magnífica sonrisa.

PILAR ALBURQUERQUE SÁNCHEZ
“¡He sido una forofa del Casino!”

resized_Pilar Alburquerque

Pilar Alburquerque ha cumplido 96 años, y aunque tiene la mente clara y el ánimo alto, no puede caminar bien y, con gran amabilidad, recibe a RCMAGAZINE metida en su cama. “¡Yo he sido una forofa del Casino!”, cuenta con gracia. “He ido toda mi vida, con mi madre y mis amigas. Íbamos los domingos al baile y los chicos nos sacaban a bailar”, recuerda.

Pilar decidió no casarse. Estudió enfermería y se sacó una oposición para trabajar en la inspección médica. “Estaba encantada de trabajar y ahora estoy encantada de estar en mi casa”, asegura. Tuvo un novio en su juventud, “pero no quise casarme y no me arrepiento en absoluto”, dice con firmeza.

resized_Pilar Alburquerque con 7 años (1927)En la casa de Pilar cuelgan decenas de fotografías, muchas de ellas antiquísimas, y presta algunas que fueron de su madre y donde pueden verse elegantes mujeres posando en el Patio Pompeyano del Real Casino. “Son del año de la polca”, dice señalando imágenes llenas de belleza. “Son de los juegos florales que se hacían en el Romea y se traían después al Casino para sacarlas en la batalla de las flores”, explica.

Hace cuatro años que no puede venir al Real Casino, pero espera volver pronto porque dice que lo echa de menos, y recuerda que “yo he estado pagando la cuota toda la vida, ¡incluso cuando estaba cerrado!”.

JULIA MOLINA ESTRELLA
“Me tendrían que hacer socia de honor. ¡Llevo más de 90 años viniendo aquí!”

resized_Julia Molina

“Llevo viniendo aquí desde los cuatro años y sigo viniendo cada día a leer los periódicos. Me gusta enterarme de todo”, cuenta Julia Molina, que está muy contenta de que le hagan una entrevista para la revista del Real Casino. Viene elegante, con sus joyas y la manicura hecha y, aunque tiene 95 años, parece mucho más joven. “Claro, es que yo no tengo manchas ni nada, ¡los médicos no se creen la edad que tengo!”.

 resized_Julia Molina Estrella.Tantos años en esta institución le dan ánimo para reclamar el título de socia de honor. “Son más de noventa años viniendo aquí”, subraya. Celebró su primera comunión y su boda. Se casó con Francisco Navarro y con él venía a todas las fiestas, “a las de Fin de año, a los Bailes de la Candelaria… ¡a todo!”.

Aunque estudió para ser procuradora, su marino no quiso que trabajara, algo que lamenta, porque “me hubiera gustado más que estar en casa”. A pesar de ello, nunca pensó en cambiar de novio. “¡No! Tú no sabes lo guapo que era. 75 años juntos y no hemos tenido un disgusto, con él he viajado por tres continentes, ¡he estado en lo más alto de la Estatua de la Libertad!”.

JUAN JACOBO RUFETE
“Megías es el presidente más competente que hemos tenido”

resized_Juan Jacobo Rufete

Juan Rufete ha sido y es un gran jugador de dominó. A sus 94 años sigue viniendo a menudo a jugar, “aunque ya no tanto como antes”. Tiene un espíritu calmado y prudente. Asegura que su secreto de juventud es “no enfadarse por nada, no tomar disgustos”, y debió aplicar muy bien esa filosofía cuando tuvo la fábrica de alfombras. “Llegué a tener 600 trabajadores y fui uno de los primeros exportadores de la Región de Murcia”, explica. El éxito de la empresa de Juan no es nada desdeñable. “El Palacio del Pardo está lleno de nuestras alfombras y a uno de los diseños le pusimos el nombre de ‘Caudillo’, porque le gustaba mucho a Franco”, recuerda.

resized_Juan Jacabo RufeteEste hombre siente un especial cariño por esta institución. Ha conocido a muchos presidentes pero asegura que “Megías es el más competente de todos los que hemos tenido, aunque no quiere poner las sillas que antes había en la puerta de la calle Trapería y donde siempre nos sentábamos”, reclama.

Juan lamenta no haber recibido ningún reconocimiento por parte de esta institución, a la que tanto quiere, “¡me lo harán después de muerto!”, se queja. De todos modos asegura que “mientras pueda voy a seguir viniendo. Esta es mi segunda casa, aquí todos me tratan muy bien”.

DOMINGO GARCÍA MUÑOZ
“El Casino era el sitio de los afortunados, ¡y yo me hice socio para ser uno de ellos!”

resized_Domingo García

Cada vez que Domingo García llega a la cafetería del Real Casino pregunta por Loli. “Ella es la mandamás aquí”, declara. Desde bien pequeño ha venido a esta institución, primero con su y luego se hizo socio porque “en aquella época el Casino era el sitio de los afortunados, ¡y yo me hice socio para ser uno de ellos!”, me cuenta entre risas.

Ha cumplido los 93 años y está orgulloso de ser uno de los Senadores de esta casa. “Ya no se me cobra”, me dice con una amplia sonrisa. “Antiguamente el Casino era de la élite. Ahora es más asequible, hay más socios, y así me gusta más”, añade. “El Casino es un lugar magnífico, los murcianos pueden estar orgullosos, ¡y los trabajadores son muy simpáticos!”, afirma.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *