CABO DE PALOS, HIDRÓNIMO

ETIMOLOGÍAS REGIONALES. Por Santiago Delgado.

El singular enclave cartagenero, en la costa de la Región de Murcia, tiene por nombre una denominación de origen puramente latino. Le pusieron apelativo los soldados de la hueste de Escipión que se aposentaron en la ciudad de la Rada de Escombreras. Cabo viene de Caput, aunque la “o” final es hispánica: la repelencia a los finales en consonante. El catalán no llegó ahí, si no hubiera sido Cap, como la cercana Cap Roig. El problema está en Palos. Por supuesto, nada que ver con estaca de madera o así. Su origen es Palus, que en latín significa agua podrida, pantanosa, lacustre. Palus no es sinus. Esta última significa bahía, que es la morfología geográfica más adecuada para llamar entonces a lo que hoy es Mar Menor. Nuestro mar interior aún no está cerrado en aquellos tiempos y, por tanto, no llaman al cabo, Cabo Sinus, ni Cabo Lacus. Nunca pensaron en lo que veían como un lago. Lo que ven no es ni lago, ni bahía. Y, además, encuentran otra cosa más cercana al mismo cabo para usarlo como denominación de dicho cabo: una zona pantanosa, de parvo fondo… a la que sí saben denominar: palus. Y Palus que le llaman al Cabo, esto es: Cabo junto a las aguas cenagosas. Y eso es el origen del actual Palos.


SU ORIGEN ES PALUS, QUE EN LATÍN SIGNIFICA AGUA PODRIDA, PANTANOSA, LACUSTRE


Los árabes llamaron Belich al mar interior. Por cierto, no llame laguna, ni siquiera laguna salada, al Mar Menor. Es una impropiedad notoria. La madre del Mar Menor es el Mar Mayor, no ningún río, ni en superficie, ni subterráneo. Es un mar interior. Tal palabra, Belich, venía de cómo los árabes escuchaban a los iberromanos-visigodos de la zona, decir Palos. Primero, los árabes no tienen “p” y pronuncian lo más cercano que tienen, la “b”. Segundo, la ese de aquellos nativos debía ser muy silbante, y ellos -los árabes- lo imitaron haciendo “i” la “u”, que al fin y al cabo son vocales cerradas y más emparentadas de lo que fingen. Con todo, al desaparecer el árabe como lengua de comunicación, se volvió a la denominación original. Con los árabes fue Cabo de Palos quien dio nombre al mar interior aledaño.

Pasó el tiempo, y las aguas palustres del extremo sur del Mar Menor acabaron por secarse del todo, debido a los arrastres de las ramblas, y dieron lugar a las salinas, desecándose el resto. Estamos hablando del seno que hay entre Punta de las Lomas y las Salinas de Marchamalo, con fondo en Playa Honda y el Camping. Ese terreno era palus para los romanos, y con eso bautizaron al cabo.


@sanmadelmar

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *